Las nuevas sustancias psicoactivas: un peligro para la salud

Se están sintetizando sustancias que se presentan y venden como sustitutas de drogas sujetas a fiscalización

Carmen Fernández Cáceres / Articulista invitada /
Carmen Fernández Cáceres / Articulista invitada /

La atención del consumo de drogas presenta desafíos cada vez más complejos, como la combinación de sustancias, lo cual incrementa la potencia, la utilización de medicamentos con fines no médicos y el uso de nuevas sustancias psicoactivas (NSP).

Las NSP son sustancias de abuso, ya sea en su estado puro o en preparados, que no están sujetas a fiscalización según las Convenciones Internacionales, pero que constituyen un peligro para la salud pública a nivel mundial. El término nuevas no significa necesariamente que sean invenciones recientes, sino que se trata de sustancias sintéticas que han empezado a circular y que no han sido incluidas en dichas Convenciones. Han sido conocidas en el mercado con términos como drogas de diseño, euforizantes legales, hierbas euforizantes, sales de baño y metas.

Esto nos plantea una oferta variada y muy dinámica; permanentemente se están sintetizando nuevas sustancias que se presentan y venden como sustitutas de drogas sujetas a fiscalización (como cocaína, mariguana, heroína, anfetaminas) o bien mezcladas con éstas. Con nombres engañosos y estrategias de mercado bien diseñadas, evaden controles legales y sanitarios y se distribuyen por medios cibernéticos, en redes sociales o en tiendas naturistas.

El Informe Mundial sobre las Drogas 2019, presentado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México, señala el aumento, a un ritmo sin precedentes del número de NSP que son opioides sintéticos (mayormente análogos del fentanilo), al pasar de tan solo una sustancia en 2009, a 46 en 2017; mientras que el número total de nuevas sustancias psicoactivas presentes en el mercado se estabilizó en torno a 500 por año. De las NSP que se han registrado por primera vez, los opioides sintéticos se han convertido en el segundo grupo más importante, sólo detrás de los estimulantes.

Toda vez que no es posible una identificación precisa de las sustancias y que haciendo pequeños cambios en las estructuras químicas se obtiene una extensa variedad, es muy difícil generalizar las consecuencias de las NSP en la salud; sin embargo, podemos mencionar como las más comunes los cuadros psicóticos que empiezan por estimulación, ansiedad, paranoia, alucinaciones, agresividad y la violencia extrema.

Es así que para implementar acciones preventivas y brindar tratamiento especializado, lo primero es contar con información objetiva y confiable que permita transmitir el riesgo que representan para su salud y actuar a tiempo si ya las están consumiendo. A nivel global es prioritaria la coordinación entre los países y las regiones a fin de establecer medidas eficaces de control. Centros de Integración Juvenil tiene 120 unidades de atención en el país; encuentre la más cercana en www.gob.mx/salud/cij.

Por Carmen Fernández Cáseres

*Directora general de Centros de Integración Juvenil

[email protected]

edp

¿Te gustó este contenido?