Las letras chiquitas del contrato de México con el Presidente

Es tiempo de que leamos el Proyecto de Nación 2018–2024. A pesar de las diferencias de percepción y opinión, encontraremos todos temas y acciones que queremos que se cumplan

Óscar Sandoval / Articulista invitado / El Heraldo de México

La espera terminó y con ello inició formalmente la Cuarta Transformación del país #Realidad4T.

La habilidad política y legitimidad del voto le permitió a Andrés Manuel López Obrador ejercer funciones de jefe de Gobierno prácticamente durante cinco meses; ahora toca desempeñar sus funciones también de jefe de Estado.

Los impactos de sus decisiones tanto en los mercados financieros como en el mercado interno se amortiguaron durante el proceso, pero siguen causando nerviosismo tanto en la llamada clase empresarial, como en las pequeñas y medianas empresas (Pymes).

De esta forma la realidad como la conocíamos hasta entonces se contrasta con la realidad de la Cuarta Transformación.

¿Cuál es la naturaleza de ese nerviosismo?

Primero. México no está acostumbrado a que un Presidente cumpla lo que dijo que iba a hacer, mucho menos que suceda antes de su toma de protesta.

Segundo. La esperanza de que las cosas se continúen haciendo como antes, comodidad; que contrasta con el deseo de que las cosas verdaderamente cambien y que fue el principal movilizador del voto por el entonces candidato Andrés Manuel López Obrador.

Tercero. el temor de que el presidente replique modelos como el mandatario de Venezuela que no se han traducido en bienestar.

Lo decimos una y otra vez, Andrés Manuel López Obrador está haciendo exactamente lo que dijo que iba a hacer.

Lo trascendente está en dejar atrás la expectativa sobre las cosas obvias, es decir, aquellas que repitió una y otra vez en campaña como la venta del avión presidencial o la apertura de la residencia presidencial de Los Pinos, para poner por delante las acciones que deben traducirse en resultados.

Las letras chiquitas se leen también una vez que se firmó el contrato o se votó.

Es tiempo de que leamos y conozcamos el Proyecto de Nación 2018 –2024 en el que se plasma la visión de país de nuestro ahora Presidente.

Ahí y a pesar de las diferencias de percepción y opinión que podamos tener encontraremos todos los temas y acciones que queremos que se cumplan.

Por ejemplo en materia de impulso y desarrollo tecnológico encontramos tres acciones que son fundamentales para que Andrés Manuel López Obrador cumpla con la promesa de una mejor vida para el pueblo de México:

Primero. Vincular al Estado con las empresas para foralecer la investigación para mejorar las cadenas de valor e innovación en procesos productivos.

Segundo. Fomentar la inversión en investigación en las Empresas.

Tercero. El establecimiento en México de centros de investigación y desarrollo, diseño y tecnología incorporando talento nacional y extranjero.

Es momento de que México haga valer las letras chiquitas del contrato que firmamos a través de nuestro modelo democrático y en específico el voto.

Cambiar la conversación es la especialidad del presidente Andrés Manuel López Obrador, focalizarla en lo trascendente y en lo que si queremos que pase es nuestra, la de usted y la mía.

 

[email protected]

@osandovalsaenz

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónMartha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

La mirada de Santiago Nieto