Las coquette’s

El pasado domingo se llevó a cabo el Super Bowl ,y en el show del medio tiempo, Shakira y Jennifer López sedujeron a millones de espectadores

Brenda Jaet / Caprichos millonarios / El Heraldo de México

La seducción es un juego psicológico que no sólo aplica al aspecto sexual, tampoco tiene que ver con la belleza física exclusivamente. Se puede seducir también política, intelectual y socialmente.

Cada seducción tiene dos elementos que se deben entender: al seductor y lo que lo hace serlo, y al objetivo y lo que lo hará rendirse.

El pasado domingo se llevó a cabo el Super Bowl, y en el show del medio tiempo Shakira y Jennifer López sedujeron a varios de los 100 millones de espectadores que presenciaron su histórica puesta en escena.

Dos coquettes subieron al escenario y, hasta hoy, el mundo no ha parado de hablar de ellas. Según Robert Greene, autor de El arte de la seducción, las coquettes son las maestras del juego de la seducción, su carnada es la promesa del premio de placer, felicidad, fama y poder. Son autosuficientes, lo que las hace más atractivas.

Para algunos Shakira se llevó el show, para otros JLo, para muchos la combinación de las dos, de su música, sus atuendos, coreografías y luces.

A mí me sedujo ver a dos mujeres mayores de 40 años, con trayectorias artísticas importantes, madres, en un punto de su vida en donde están más empoderadas y exitosas que nunca.

Jennifer López me inspira. La forma en que se adueña de su cuerpo, voz y movimientos comunica lo que es una mujer completa, segura de sí misma, fuerte y talentosa.

El momento en el que salió al escenario con su hija Emme cubierta en la capa de plumas de Versace se me hizo icónico.

Su vestuario, elegido y revisado minuciosamente por ella, Donatella Versace y su equipo de estilistas hasta el último detalle denota el respeto que se tiene, su profesionalismo, el respeto a su público y a su carrera, al escenario que tuvo.

No toma nada por sentado. Y es que el ser una persona pulcra en el arreglo físico, eso es lo que denota, no el falso narcisismo que los snobs intelectuales quisieran atribuir.

¿Sabrán ellos la disciplina y el trabajo que cuesta verse como JLo a los 50?, ¿o es más fácil sentarse a criticar comiendo donas?

No trato de desprestigiar a nadie, a lo que voy es que no está peleada una cosa con la otra. Se puede ser intelectual y cuidar la apariencia física. ¡No pierdes inteligencia por hacerlo! Al igual que se puede ser buena mamá y verte bien.

Es cuestión de organización y disciplina, pero no se vale tachar de huecas a las que sí se arreglan.

Las empresarias más exitosas de todo el mundo se hacen tiempo para cuidar de su físico y su apariencia, ya que saben que la forma en la que te presentas tiene un impacto profundo en tu carrera.

Hay estudios que arrojan que el verte más atractiva/o hace que te contraten más fácil y ¡que ganes, en promedio, 5 por ciento más!

Así que tu arreglo personal, definitivamente, no es sólo un capricho millonario.

POR BRENDA JAET

@BRENDAJAETK

eadp

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.