La voz del general… y de los militares (I)

Nunca habíamos escuchado hablar a un secretario de la Defensa como lo hizo el general Sandoval sobre Tlahuelilpan

Martha_Anaya_
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Si de por sí el tema era doloroso –informar sobre la tragedia de Tlahuelilpan-, las palabras del general secretario Luis Cresencio Sandoval compartieron abiertamente su congoja en Palacio Nacional.

Nunca antes habíamos escuchado a un secretario de la Defensa de nuestro país hablar (públicamente) en un tono netamente humano, como él lo hizo el sábado pasado, para explicar la actitud de sus soldados –evitar la confrontación- frente a la multitud que se lanzó por la gasolina que brotaba de un ducto.

Eran 25 hombres los que estuvieron ahí, los que enfrentaron la situación, los que intentaron evitar que se acercara la cantidad de personas que ustedes vieron ahí en el video (alrededor de 800). Es, como ya lo mencionó el señor Presidente, muy difícil de llevarlo a cabo.

Estas multitudes –prosiguió- han llegado a golpear al personal militar; y también nuestro personal, en algún momento, ha hecho disparos y ha llegado a herir a la gente civil… Eso no queremos que suceda, no queremos una confrontación de esa naturaleza. Todo nuestro personal va armado y al tener multitudes de esta naturaleza enfrentándose, también siente algo de temor en lo que le pueda pasar y quizá pueda emplear el arma… Lo mejor para ambas partes es retirarse, expuso.

-¿Hay una orden presidencial para no confrontarse?-, preguntaron directamente al Presidente de la República.

Andrés Manuel López Obrador repuso: No existe una orden, es una política, la acabo de explicar, de no querer resolver el problema con el uso de la fuerza. ¿Es correcta la estrategia? ¿Tienen razón AMLO y el general en el papel que deben desempeñar las Fuerzas Armadas frente al huachicoleo y en una situación como la vivida el viernes pasado en Tlahuelilpan, Hidalgo?

El debate se abrió. Y no sólo entre especialistas en temas de seguridad (platicamos con Gerardo Rodríguez, Eduardo Guerrero y Erubiel Tirado); los propios pobladores afectados, hoy cuestionan el que los militares no hubiesen evitado la tragedia. ¿Era posible? ¿Les asiste algo de razón? ¿Debe aplicarse otra estrategia?

Antes de dar paso a las opiniones, les compartimos partes de un texto que circula entre los militares bajo la etiqueta #Militares_Sedena y que refleja el dolor y el enojo que a su vez están viviendo: Qué ironía tuvieron hoy los huachicoleros. Los uniformados en días pasados fueron agredidos, los retuvieron y golpearon a tres militares… Hoy los oficiales les decían que no podían pasar, que era por su seguridad y les valió madres. ¿Pero, qué tal al momento de la explosión? Ahí sí pedían a gritos que llegaran más patrullas, más ambulancias y hasta pedían la presencia del Ejército para que se trasladaran a los heridos. Ahora no nos avientan de pedradas. Ahora no golpean nuestros vehículos. Ahora todos, absolutamente todos, gritaban por ayuda. ¿Y saben qué? Ahí estamos y estaremos, dando todo por nuestra Patria, por México!!!!!.

GEMAS: PAN, PRD y MC apoyan a Jesús Rodríguez para que sea nombrado gobernador interino en Puebla.

 

 

[email protected]

@marthaanaya

¿Te gustó este contenido?