La Transformación 4.0

Desde la base obrera hasta sus directivos, manejan lenguajes tecnológicos y conocimientos de Big Data

Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Heraldo de México
Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Heraldo de México

Aunque con dificultades por mi falta de pericia, pero guiado por un investigador respetable en Francia, finalmente pude colocar sobre su base el cigueñal de la máquina de un coche sin ensuciarme las manos ni sentir el peso de la autoparte: se trata de una prueba de laboratorio en realidad aumentada para procesos de configuración, formación y operaciones en la industria del futuro.

Estamos en FactoryLab, un centro de investigación a las orillas de París que tuvo sus orígenes después de la Segunda Guerra Mundial para desarrollar energía nuclear, pero que con el paso de los años, se ha convertido en una plataforma de innovación industrial que, además, junta investigadores, proveedores e integradores de tecnología.

Es cierto que Francia aparece tarde hacia la Industria del Futuro o 4.0. China ha terminado de desarrollar una fase siguiente: la 5G, que detonará la quinta Revolución Industrial, una autopista por donde correrán Inteligencia Artificial, internet de las cosas, vehículos autónomos, casas, edificios y ciudades inteligentes y como me escribió un experto, posiblemente el desarrollo de conexión entre el usuario y sus dispositivos sin interfaz, es decir, sin teléfono, sin tableta o sin ordenador.

Mientras eso pasa en el otro lado del mundo, Francia hace su esfuerzo con investigaciones y desarrollo para lo que ha destinado un partida especial en 2019, y brinda apoyos en la conversión de pequeñas y medianas empresas para acortar su rezago tecnológico. De las 30 mil pymes en el país, 5 mil ya hicieron la conversión de sus procesos.

Hemos visto en empresas que lograron la totalidad de su transformación que los empleados, desde la base obrera hasta sus directivos, manejan lenguajes tecnológicos y conocimientos de Big Data matemáticas, decodificación y programación. Todos en esa sintonía. Por ejemplo, en una armadora de motos, desde el encargado de poner los tornillos hasta los ejecutivos tienen esa formación.

Hay oficios que van a aparecer y requieren desarrollo de competencias calificadas como decodificadores para hacer algoritmos. Les digo a los jóvenes que trabajen y estudien matemáticas, con eso podrán hacer lo que quieran, dice Fréderic Amblard, director de FactoryLab, después de nuestro penoso acercamiento con la realidad virtual.

Y nos deja preocupados con una advertencia, que tarde que temprano llegará a nuestro país y al resto de América Latina, los franceses lo experimentan poco a poco: Existe el riesgo de tener una fractura social fuerte ante una mayor brecha entre las personas con capacitación y aquellas que no estén preparadas. El reto mayor dependerá de los países y sus gobernantes para aumentar la competencia y cómo van a enfrentar el analfabetismo para hacerse de conocimientos mediante capacitaciones continuas.

¿Se sustituye la mano de obra?– le pregunto.

-No -contesta de inmediato- la fase de emergencia robótica es colaborativa al ser humano.

Tenemos que preguntarnos cuanto antes cómo se encuentra México para enfrentarnos ante la transformación que nadie podrá parar.

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ

[email protected]

@ALEXSANCHEZMX

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo