La terna, el retorno de Góngora y el enfrentamiento

De los 3 perfiles a ocupar la vacante en el pleno de la Corte, 2 son abiertamente militantes de Morena

Enrique_Rodríguez
Enrique Rodríguez / Libertad bajo palabra / Heraldo de México

La terna que envió el presidente Andrés Manuel López Obrador al Senado para nombrar a quien ocupará la vacante en el pleno de la Corte, privilegió la militancia y la cercanía sobre la deseable independencia que debe caracterizar a quien aspira a tan elevada responsabilidad.

De los 3 perfiles, 2 son abiertamente militantes de Morena. Loretta Ortiz sin experiencia como juzgadora y Celia Maya García, famosa en su cuenta de Twitter (@CeliaMayaGar) por presumir su admiración hacia Fidel Castro, expresando que extraña la voz del comandante en las Cumbres internacionales en las que siempre se mostró en pie de lucha contra el imperialismo (sic). En ambos casos, la abierta manifestación de sus tendencias políticas las descalifica para aspirar al cargo, se trata de una función que les exige ser ajenas a los intereses de partido.

José Luis González Alcántara Carrancá es el perfil más completo y de mayores posibilidades en la terna. Personaje muy cercano a Genaro Góngora Pimentel, ministro en retiro de la Corte marcado de por vida por el escándalo en el que González Alcántara se vio relacionado, cuando presuntamente favoreció a Góngora para reducir la pensión que estaba obligado a pagar a sus hijos menores.

La decisión ya fue tomada por el Presidente y la mayoría en el Senado simplemente votará en consecuencia. Hablando de Góngora Pimentel, se le vió reaparecer en el Senado. Su afinidad hacia López Obrador, es mítica. Algunos lo llaman PGenaro desde que se ufanaba de los pejelagartos instalados en las peceras que decoraban la oficina que ocupó en Pino Suárez 2.

Góngora es un jurista desacreditado, impulsa reformas al Poder que presidió, careciendo de autoridad moral para pedir austeridad, combatir el nepotismo o proponer la limitación de facultades del presidente de la Corte en el Consejo de la Judicatura. Fue en su época un ministro vengativo con sus rivales y generoso con los recursos públicos, algunos todavía recuerdan los llamados Gongobonos.

EDICTOS

El ministro Alberto Pérez Dayán declaró la suspensión de la aplicación de la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos, norma que por el momento no podrá ser referente para establecer los nuevos salarios de los funcionarios. Tras la suspensión, Ricardo Monreal y Mario Delgado emprendieron la ofensiva para descalificar la determinación y lanzar advertencias.

Los hechos muestran que la Corte es el único contrapeso institucional que se presenta en la escena nacional frente al Presidente y su partido.

Por eso estiman urgente ponerle toga a incondicionales de Morena e iniciar el abordaje hacia el Poder Judicial de la Federación. En este clima de confrontación ¿Andrés Manuel López Obrador visitará la Corte, ubicada a unos metros de Palacio Nacional para presenciar el último informe de labores de Luis María Aguilar, el próximo jueves? ¿Veremos un nuevo desprecio o una visita diplomática revestida de morbo?

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónTal cual

Tal cual