La solución está a la mano

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: La voluntad”, frase que se le atribuye a Albert Einstein, es aplicable a la situación que se vive en la Península de Yucatán

La solución está a la mano

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: La voluntad, frase que se le atribuye a Albert Einstein, es aplicable a la situación que se vive en la Península de Yucatán, en donde la necesidad de fondo y el clamor de la ciudadanía es porque el gobierno federal tenga la voluntad de impulsar el desarrollo social y económico de la zona.

La información reciente sobre el riesgo de que se presenten fallas en el
suministro de energía eléctrica confirman lo que desde hace años se ha venido advirtiendo: Las inversiones para la introducción de gas y la generación de eléctrica son urgentes.

Tanto la Comisión Federal de Electricidad (CFE) como el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) emitieron sendos comunicados para moderar la alarma que generó la posibilidad de que se registraran apagones, derivados de la falta de gas para suministrar a las plantas de ciclo combinado que abastecen la región, sin embargo, esto no tranquiliza
a los que durante años hemos advertido y solicitado que se invierta en la zona.

Para los yucatecos lo importante no es saber quién tiene la culpa; para las familias, comerciantes, académicos o empresarios de Yucatán, y las entidades colindantes como Quintana Roo y Campeche, lo que menos importa es si tal o cual administración pudieron haber hecho algo para que se tuviera energía suficiente y tarifas eléctricas justas. Lo fundamental es qué está haciendo y cuáles son los planes de los actuales funcionarios para
que los más de dos millones de pobladores tengan las mismas condiciones de servicio que los del resto del país.

A lo largo de mi carrera política, una de mis principales causas ha sido que
Yucatán acceda a un servicio eléctrico cuyos costos sean justos y semejantes a los del resto del país, objetivo que se ha vuelto prioritario dado que en el último año se registraron alzas tarifarias de hasta 195 por ciento para la industria y el comercio yucateco.

El llamado al gobierno de la denominada Cuarta Transformación es que
si existe la voluntad para impulsar la economía, el desarrollo y una mayor
industrialización de la Península de Yucatán, este es el momento para hacerlo y cumplir con una deuda histórica a su población.

Es urgente que se realicen de inmediato las inversiones para contar con el suministro de gas necesario y poder generar energía eléctrica a menor costo, situación que cambiaría notablemente el futuro de Yucatán.

Lo que les estamos diciendo los yucatecos es absolutamente cierto, y en las autoridades está la solución: No podremos crecer más y tendremos graves problemas económicos si no hay atención inmediata al tema de abasto de energía.

Por Jorge Carlos Ramírez Marín

*Senador por el PRI

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo