La soledad de México y el Plan B

México busca apoyo internacional —y diseña un plan con ACNUR– para evitar convertirse en tercer país seguro

Martha_Anaya_
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Frente al desborde migratorio hacia EU, utilizado por Donald Trump para amenazar al gobierno mexicano con imponer aranceles sucesivos a todos nuestros productos de exportación, si este oleaje no se contiene, México se quedó prácticamente solo.

Prácticamente no hubo manifestaciones de solidaridad a nuestro país, ni mucho menos de apoyo internacional. Ni siquiera de los países, cuyos ciudadanos integran las enormes caravanas que cruzan nuestra tierra hacia el norte.

Sólo tres países enviaron algún mensaje:

Cuba, cuyo presidente Miguel Díaz-Canel, manifestó por Twitter su solidaridad ante la aplicación de medidas coercitivas, discriminatorias y arbitrarias por parte de Estados Unidos. Nuestra amistad y apoyo.

Chile, vía el canciller Roberto Ampuero (casi a título personal); y España, cuyo Ministerio del Exterior sacó un comunicado reiterando su compromiso con el desarrollo de la región centroamericana y con el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica impulsado por México.

Fuera de eso, silencio absoluto.

Guatemala, por lo que sabemos, está ya negociando con EU –de manera bilateral- convertirse en tercer país seguro.

Honduras y El Salvador nada han resuelto aún.

México, entre tanto, trabaja a marchas forzadas para tratar de cumplir los ofrecimientos que hizo al gobierno estadounidense antes de pasar –en un lapso de 45 días- a la segunda parte de los acuerdos firmados en Washington. Esto es, que nuestro país se convierta en tercer país seguro (recibir a los solicitantes de asilo que EU nos devuelva –de cualquier nacionalidad si transitaron por México- en tanto aguardan la resolución judicial de su solicitud).

El gobierno mexicano, sin embargo, tiene una propuesta distinta para ese segundo tiempo: el Enfoque regional.

Esta posibilidad contempla el primer país de asilo (versión light del tercer país seguro). Significa que los migrantes soliciten asilo en el primer país extranjero que pisen: los guatemaltecos, en México; los hondureños y salvadoreños, en Guatemala.

Principalísimo actor en este plan es ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados. Estarán también representantes de UNICEF (por la cantidad de niños migrantes) y de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM)

El próximo martes, se reunirán todos ellos –la subsecretaria Martha Delgado, por el lado de la cancillería mexicana- para establecer un plan en el que entre todos los países del continente –o al menos de Centroamérica- se diseñe un programa de asilo y de reubicación en otros países.

El objetivo es que no toda la carga recaiga sobre México.

GEMAS: Obsequio de Andrés Manuel López Obrador: No acepto bajo ninguna circunstancia que miembros de mi familia hagan gestiones, trámites o lleven a cabo negocios con el gobierno en su beneficio o a favor de sus ‘recomendados’

POR MARTHA ANAYA 

[email protected]

@MARTHAANAYA

¿Te gustó este contenido?