La Semana Santa

La Semana Santa ha significado mucho durante una eternidad, pero hoy veo con gran preocupación como las nuevas generaciones, los que conforman la llamada generación “Z”, simplemente desconocen el por qué se celebra esta semana mayor

Mauricio Sulaimán / Recuerdos de José Sulaimán / El Heraldo de México
Mauricio Sulaimán / Recuerdos de José Sulaimán / El Heraldo de México
MILAGRO. Adonis Stevenson ha mostrado mucha determinación, y con el apoyo de su familia, la comunidad del boxeo y la medicina moderna, está muy cerca de salir del centro en donde se rehabilita, para seguir el proceso en su casa. Foto: REUTERS

 

Tiempos de reflexión o momentos de fiesta.

El mundo está pasando por una crisis tremenda de valores. La distancia que existe entre mi generación y la de mis hijos es preocupante. La Semana Santa ha significado mucho durante una eternidad, pero hoy veo con gran preocupación como las nuevas generaciones, los que conforman la llamada generación Z, simplemente desconocen el por qué se celebra esta semana mayor o a qué se debe que gozamos de días de vacaciones.

Gran culpa de este fenómeno la tenemos los padres de familia y los abuelos, también comparten la responsabilidad las escuelas y los grupos sociales, los clubes y la tecnología, es una culpa compartida.

Qué difícil resulta platicarles a los hijos lo que significa que hace casi dos mil años una persona se sacrificó y murió en la cruz, y el porqué de ese suceso.

Es tan sencillo como analizar que, en la actualidad, en el año 2019, todavía se habla de Jesús.

Necesitamos regresar a lo básico de la vida.

Pasé unos días en la playa acompañado por mi familia.

Me doy cuenta, ahora más que nunca, que lo más hermoso de la vida no tiene precio. Las bellas puestas del sol, la emoción que causó ver una ballena saltar en el mar, la luna llena iluminando el agua y el sonido de las olas en el ir y venir de la marea… todo esto es gratis, no cuesta, y es lo que ha hecho el viaje especial.

Tuve una videollamada con Adonis Stevenson, su esposa y su bebé de seis meses. El milagro de Dios, Adonis está bien, recuperándose de los efectos de lo que parecía una fatalidad tras su pelea de diciembre 1 del año pasado en Quebec. El apoyo y la unidad que se conformó a través de la comunidad del boxeo mundial, además del amor de su familia y la medicina moderna, junto con su propia determinación por salir adelante, lo tienen a un paso de salir del centro de rehabilitación en el que ha sido atendido en Montreal, para ya irse definitivamente a su casa.

El boxeo es un gran deporte y está pasando por un momento único. Ayer se dieron dos grandes peleas en peso welter. En Los Ángeles, Danny García disputó ante el mexicano Adrián Granados el título plata del Consejo Mundial de Boxeo (WBC, por sus siglas en inglés) y, en Nueva York, Terrence Crawford buscó defender su campeonato ante Amir Khan.

Esta división puede ser la más competitiva de esta época. El campeón mundial WBC es Shawn Porter y tiene una pelea de unificación en puerta contra el invicto Errol Spence. También están Manny Pacquiao, Thurman, Jessie Vargas, Ugas y varios contendientes más.

Estoy seguro que esta división dará muchas emociones en este 2019, que ha iniciado con gran fuerza.

Este próximo viernes, el mexicano Juan Francisco Gallo Estrada buscará el título súpermosca del WBC ante el titán tailandés Sor Rungvisai. Es una revancha que ordenó el organismo tras la gran batalla del año pasado que resultó en triunfo del tailandés por decisión dividida y el último round fue el ganador del round del año.

Este próximo martes presentaremos de manera oficial el increíble Cinturón Maya. El cinturón Adolfo López Mateos que se llevará el ganador del combate entre Canelo y Jacobs, a celebrarse el próximo 4 de mayo en Las Vegas, Nevada.

ANÉCDOTA DE HOY

Estaba disfrutando de la alberca con mis hermanos, primos y sobrinos. Era Semana Santa y el calor de Ciudad Valles, San Luis Potosí, era insoportable.

Mi papá estaba sentado con mis tíos y con nuestro querido abuelo, don Elías; de repente le gritamos para que nos acompañara a la alberca y él, con una gran sonrisa, se pone de pie, se empieza a quitar la playera y al caminar hacia nosotros, se escucha la voz del abuelo, con su español muy marcado con acento arabe Majitos, no, usted no se meta a nadar, se me puede resfriar… Y don José, a sus 65 años de edad, volteó y con gran enojo se regresó a sentar obedeciendo a su padre.

 

OPORTUNIDAD. El Gallo Estrada buscará un título. Foto: ESPECIAL

 

Por MAURICIO SULAIMÁN

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas