La seguridad económica de México

México puede estar entrando en una fase recesiva, lo que no implica que estamos en crisis, pero debe atenderse con seriedad

Gerardo Rodríguez / Cuarto de Guerra  /  Heraldo de México

Todos los países incluyen las vulnerabilidades internas de sus economías, así como amenazas externas de los mercados globales en sus agendas de riesgo. En el caso de México, los indicadores financieros están en alerta amarilla. México puede estar entrando en una fase recesiva, lo que no implica que estamos en crisis. Sin embargo, hay un coctel de variables de riesgo económico y político que se están mezclando y que pueden convertirse en una bomba molotov si no se atienden con seriedad.

La renuncia de Urzúa impactó negativamente al peso y a la BMV, pero no colapsó la economía. Trataré de resumir los posibles efectos a la seguridad nacional por la descomposición de factores económicos nacionales y globales.

Guerra comercial EU vs. México. La dependencia comercial (80%) con EU nos impacta si se imponen aranceles especiales o generalizados como amenazó Trump hace un par de semanas. Marcelo Ebrard calculó el impacto negativo del aumento de aranceles en una pérdida de 1.2 millones de empleos y la caída de más de un punto del PIB. Ebrard tuvo que aceptar en Washington el uso de recursos extraordinarios del Estado mexicano (Ejército/PF/GN) para contener la migración.

Guerra comercial EU vs. China. México estará en medio de esta guerra comercial que durará todo el siglo XXI. México se está beneficiando en el corto plazo, ya somos el primer socio comercial de EU. México recibirá fuertes presiones de Washington para impedir la entrada masiva de inversiones chinas en áreas estratégicas. Sin embargo, México pierde la posibilidad de reducir su dependencia económica de EU.

Reducción de calificación de deuda. La imposición de decisiones políticas sobre criterios económicos técnicos es parte de las razones de la reducción de la calificación de la deuda soberana y del grado de inversión de calificadoras internacionales. Esto se traduce en mayores tasas de interés que tenemos que pagar, reducción de inversiones, menor gasto de inversión pública en infraestructura, menor crecimiento, menor generación de empleos y…

Crisis económica, violencia e impunidad. Los países que sufren de crisis económicas ven de manera natural el incremento de sus índices delictivos. Este fenómeno se observa en las ciudades. Nos puede llevar al menos una década salir de la trampa de crisis económica-violencia-impunidad. Las crisis financieras reducen los presupuestos a las instituciones encargadas de la seguridad y justicia provocando mayores niveles de violencia e impunidad (ejemplo: Coahuila). La violencia e inseguridad desincentiva además las inversiones generadoras de empleos.

El gobierno apuesta a que la fortaleza del mercado interno, el crecimiento económico en EU, el aumento en la recaudación y las reducciones al gasto público mantengan a flote al país frente a las amenazas. No nos podemos confiar, las finanzas mexicanas tienen síntomas de alerta.

***

Agenda estratégica: Leer el nuevo Modelo Nacional de Policía: www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/474633/MNP.pdf

Por GERARDO RODRÍGUEZ

¿Te gustó este contenido?