La resistencia civil aplasta a Moreira


Hay una fuerte presión social para que El Frente por la Dignidad de Coahuila no baje los brazos y mantenga la resistencia civil para invalidar las elecciones que dan un apretado triunfo al priista Miguel Riquelme sobre Guillermo Anaya del PAN.

Armando Gudiana, candidato de Morena, avivó las esperanzas de los opositores para echar a los Moreira del poder después de que la autoridad electoral se resiste a desconocer el proceso: ofreció a Anaya no volver a participar si se repite la jornada.

Sabemos que ya habló con el panista y le dijo que declinaría a favor suyo. La contienda se debe dar entre tú y Riquelme. Guadiana obtuvo un 11.9 por ciento de la participación electoral. Mandamos un WhatsApp al candidato de Morena para saber si la decisión es personal y si fue consultada con López Obrador o si más bien se trata de una idea original del aspirante presidencial para terminar de poner al PRI contra las cuerdas, pero ya no contestó.

También Javier Guerrero, candidato independiente, le manifestó su apoyo y su compromiso a Anaya para cederle su capital político nada despreciable de 8.3 por ciento si se invalida el proceso.

Este domingo el Instituto Electoral de Coahuila tiene programado entregar constancia de mayoría a Riquelme, pero una nueva manifestación estaba siendo convocada anoche tanto por redes sociales como en cadenas de WhatsApp para salir a las calles de Torreón y Saltillo, adonde Ricardo Anaya, presidente nacional del PAN, tenía programado estar para marchar codo a codo con su candidato y los integrantes del Frente por la Dignidad.

La diferencia de Riquelme sobre Guillermo Anaya es de 2.5% de las votaciones, es decir 30 mil 860 votos. Lo que alega El Frente por la Dignidad, sin embargo, es un fraude por parte del gobierno de Rubén Moreira y orquestado en el Instituto Electoral a partir de que se detuvo el conteo de votos cuando iba 70 por ciento del total.

Lo que ocurra hoy en las calles de las principales ciudades de Coahuila determinará el curso del proceso. En las redes sociales de Jorge Zermeño, por ejemplo, candidato del PAN a la alcaldía de Torreón que destrozó al aspirante del PRI con casi 12 por ciento, la ciudadanía escribía anoche que no por la amplia ventaja que él tuvo vaya a confiarse. Y lo alentaban a movilizarse. Es un hecho que Zermeño apoya a su compañero de partido.

Todo apunta –a pesar de la tibieza con que Lorenzo Córdova, presidente del INE, ha enfrentado la crisis electoral– a que la movilización social terminará invalidando el proceso del 4 de junio y con ello acabar con la era de los Moreira.

JAB: Como López Obrador, Ricardo Anaya, disfraza la promoción de su figura hacía la candidatura presidencial con las funciones de presidente del PAN; Rafael Moreno Valle, le da la vuelta a la ley electoral con un libro que promociona en el país, pero la jugada de Margarita Zavala es un descaro: arrancó su gira sin ningún pretexto, total Lorenzo Córdova parece de adorno.

¿Te gustó este contenido?