La reelección a nivel federal

Está comprobado que los legisladores que logran reelegirse, le responden de forma más directa a sus electores

Juan Carlos Romero Hicks / Diputado Federal PAN / El Heraldo de México

En la reforma político–electoral que se aprobó en 2014, todavía bajo el esquema del Pacto por México, se hicieron cambios sustantivos y uno de ellos, probablemente el de mayor trascendencia, fue la aprobación de la reelección consecutiva para ciertos puestos de elección popular, como son diputados federales y locales, senadores y ayuntamientos.

El cambio fue de fondo y Acción Nacional, al menos desde mediados de los 60, luchó por lograr la modificación, porque está comprobado que los legisladores que logran reelegirse además de profesionalizar la labor legislativa, le responden de forma más directa a sus electores y se convierten en verdaderos representantes de sus comunidades. Sin embargo, la reforma constitucional de 2014 marcó las pautas generales para hacer posible la reelección, pero en 2021 será la verdadera prueba; cuando se aplique por primera vez a nivel federal.

Son varios temas que se tienen que abordar en legislaciones secundarias para que la reelección acerque la política a los ciudadanos y sea en realidad un ejercicio de rendición de cuentas. Se deben modificar cuando menos la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, la Ley General de Partidos Políticos y la Ley Orgánica del Congreso para garantizar la equidad tanto interna (en los partidos) como externa.

Como ejemplo, se puede mencionar que el legislador que busque reelegirse tiene una ventaja natural frente a los candidatos que lo enfrenten, esto se ha estudiado profundamente en sistemas como el estadounidense, que a dicha ventaja le llama incumbency advantage y contrario a buscar hacer más equitativo el proceso, la buscan mantener e incluso fomentar, y por ello es muy alto el índice de reelección en EU.

Por otro lado, con una legislación secundaria enfocada de modo contrario, se podría poner en desventaja el legislador que busque reelegirse calificando como actos anticipados de campaña cualquier actividad que realice en su distrito.

El espíritu debe ser lograr procesos equitativos que generen las mismas condiciones entre los legisladores que busquen reelegirse y los candidatos que quieran sustituir al legislador. Para ello se deben abarcar temas como uso de recursos públicos, actos anticipados de campaña, acceso a medios de comunicación, procesos internos en los partidos (porque aquí el dilema es doble ya que aunque el legislador tenga derecho a buscar reelegirse, en el interior de su partido político podrían no elegirlo como candidato), el caso de los plurinominales (porque representan a un partido y no tienen distrito), rendición de cuentas y tiempos de informes legislativos, y varios temas adicionales.

En muchos estados de la República ya se llevaron a cabo elecciones en donde pudieron buscar la reelección ayuntamientos y diputados locales, y los resultados han sido positivos; en algunos casos se ratificó una buena gestión y en otros se eligió a un nuevo perfil.

Uno de los compromisos más urgentes para el Congreso de la Unión para 2020 es dejar un andamiaje claro para que la reelección sea una realidad que haga a la política más cercana y más transparente.

POR  JUAN CARLOS ROMERO HICKS

DIPUTADO FEDERAL Y COORDINADOR DEL PAN

@JCROMEROHICKS

eadp

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.