La ONU en México

Las implicaciones en torno a la llegada de la ONU dieron origen a muchas especulaciones...

José Carreño / Desde afuera   / Heraldo de México
José Carreño Figueras / Columna Desde afuera / Heraldo de México

A la declaración es tan inocua como llena de lecturas, sobre todo porque coincide con lo que parece un nuevo inicio de intranquilidades en la región.

El secretario General de Naciones Unidas da la bienvenida al Plan de Desarrollo Integral que refleja los esfuerzos encabezados por los Estados Unidos Mexicanos para responder a las causas fundamentales de la movilidad humana en Centroamérica y para garantizar el acceso al asilo para las personas que necesitan protección internacional en estrecha coordinación con los gobiernos de la República de El Salvador, la República Guatemala y la República Honduras.

El secretario General expresa su aprecio por la invitación que el gobierno de México ha extendido a las agencias, fondos y programas para apoyar la implementación del Plan de Desarrollo Integral elaborado junto con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), así como para el cumplimiento de las respuestas humanitarias y de protección.

Las Naciones Unidas reiteran su compromiso para apoyar la acción de todas sus agencias, fondos y programas para asegurar la implementación del plan en estrecha colaboración con los cuatro países involucrados, indicó el texto atribuible a Stéphane Dujarric, portavoz del secretario General.

Honduras fue escenario de disturbios la noche del miércoles y el descontento en el país es real. La implicación puede ser una renovada presión para emigrar y el consecuente impacto en las fronteras de Guatemala y México. En Guatemala, el resultado de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, realizada el domingo pasado, fue cuestionado aunque tanto el Tribunal Superior Electoral como varios grupos de observadores rechazaron a idea de fraude.

Las implicaciones en torno a la llegada de la ONU dieron ya origen a muchas especulaciones tanto en el aparato de la ONU como respecto a su relación con México y su impacto en el rejuego político interno del gobierno mexicano.

Pero lo más obvio es la llegada de la institución internacional a la región mesoamericana, más allá de la presencia y la mera propuesta socioeconómica planteada por la Cepal en su asociación con el gobierno mexicano.

De hecho puede esperarse una más fuerte presencia de las oficinas de los Altos Comisionados para los Refugiados (ACNUR), y para Derechos Humanos, sin olvidar a organismos de salud, protección a la infancia y por supuesto de desarrollo económico, como Cepal, apoyo a la agricultura y la alimentación o a la educación.

Por lo pronto, la coordinación puede quedar al nivel de la Oficina de la ONU en México, pero podría subir de tono y llegar a la regional de Panamá.

Que tan pesado sea o llegue a ser el involucramiento de la ONU y sus componentes puede indicar la intensidad de la crisis regional. Después de todo, a gustarnos o no, los países del Triángulo Norte y gran parte del sureste de México son parte de Mesoamérica y su situación tiene un impacto directo sobre la nuestra.

POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS
[email protected]
@CARRENOJOSE1

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas