La negociación en el PAN

Las primeras dos reuniones de la Conago con AMLO, aceleraron el acuerdo interno en el PAN

Manuel López San Martín / Definiciones / Heraldo de México
Manuel López San Martín / Definiciones / Heraldo de México

Horas antes de que se anunciara la fórmula que lleva a Marko Cortés como candidato a la presidencia del PAN y a Héctor Larios como aspirante a la secretaría general, no había acuerdo. Larios se negaba a ir como segundo de quien, repetía en público y en privado, era más de lo mismo y representaba continuidad.

Al menos dos gobernadores y otro par de liderazgos panistas, hablaron con él para convencerlo. Cuatro días tardó en deshojar la margarita. De manera paralela, gobernadores, ex gobernadores y legisladores azules cruzaron llamadas para empujar la candidatura de unidad. La fotografía que selló el pacto, el lunes, fue reveladora. Caras sonrientes de algunos, particularmente el ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle y su sucesor Antonio Gali, que contrastaban con la seriedad del próximo #2 del PAN. Minutos después de que se hiciera oficial la fórmula platiqué con el ex senador. El acuerdo fue impulsado por liderazgos del partido, que veían venir un encontronazo, me dijo en la radio, en MVS Noticias. Me pidieron que asumiera la secretaría general, tenía dudas de tipo personal, pero decidí entrarle, remató casi con resignación. Durante el proceso estuvieron muy activos los mandatarios de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca; de Querétaro, Francisco Domínguez; y de Aguascalientes, Martín Orozco.

24 horas antes, Larios estaba decidido a rechazar la idea, pero la presión pudo más. Los gobernadores que platicaron con él le hicieron ver la importancia de tener un aliado en el CEN. Le presentaron un análisis frío. No tenía oportunidad frente a Cortés. Lo repensó y desistió. Marko traía una aplanadora.

Empezó, entonces, la operación fina. El paso siguiente de los gobernadores, acompañados por Roberto Gil, fue trazar una ruta para negociar. Pidieron la cabeza del autonombrado coordinador del PAN en el Senado Damián Zepeda, a quien achacan parte de la fallida estrategia electoral, y con quien varios tienen diferencias personales. La cabeza de Zepeda fue entregada por Cortés, quien se comprometió a designar en su lugar –una vez ganada la dirigencia- a Moreno Valle. El poblano no es santo de la devoción de muchos, pero para los gobernadores es quien puede hacer política y meter las manos por ellos en la Cámara alta. Las primeras dos reuniones de la Conago con AMLO, también fueron factor que aceleró el acuerdo interno. Los panistas vieron la urgencia de cohesionar al partido para enfrentar lo que será una andanada del Presidente electo contra la forma en que ejercen el poder en sus entidades. Los 12 gobernadores del PAN tenían claro que no iban a ser factor para detener la llegada de Cortés, pero sí podían marcar diferencia en cómo ganaría.

Off the record

Los 12 iban con él, los anayistas también, pero Miguel Márquez, gobernador de Guanajuato –único estado donde AMLO no ganó- se echó para atrás y decidió no buscar la presidencia del PAN. Su cálculo político fue personal. A ver si le sale.

[email protected]

@MLOPEZSANMARTIN

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo