La muerte de un dinosaurio

Para algunos priistas es más fácil crear un nuevo partido que intentar reanimar al Revolucionario Institucional

La muerte de un dinosaurio
A Fuego Lento

 

Personajes como Carlos Salinas de Gortari y Miguel Ángel Osorio Chong se preparan para tomar el control del PRI y realizar una tarea de reconstrucción tras el devastador paso de Morena por todo el territorio nacional.

 

La primera tarea que emprendieron esos personajes fue llamar y reunirse con los poquísimos candidatos que ganaron elecciones.

 

Hace unos días, el ex presidente Salinas recibió en su despacho a uno de ellos y le hizo saber que estaba muy interesado en conocer la fórmula que empleó para ganar el domingo 1 de julio.

 

Palabras más, palabras menos, le dijo que es momento de que los verdaderos priistas tomen el control del partido y hagan a un lado a quienes lo llevaron al peor descalabro electoral de toda su historia.

 

La semana pasada, el ex presidente viajó a Europa para visitar a uno de sus hijos, pero comentó que a su regreso convocará a una serie de encuentros para iniciar los trabajos de renovación del partido.

 

Pidió a su interlocutor empezar a darle forma a una propuesta para iniciar una reingeniería total el PRI, misma que analizara a su llegada del Viejo Continente.

 

Otro personaje que inició acercamientos con priistas de todas corrientes es el ex secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, a quien, pese a la derrota en las elecciones, lo han visto muy sereno y relajado; incluso hasta más sonriente que en otros momentos.

 

El hidalguense está confiado en que coordinará a la mini fracción del PRI en el Senado, a partir del 1 de septiembre, y desde esa posición buscará incidir en la transformación del PRI.

 

De hecho, también inició acercamientos con políticos de todos los estados y la CDMX que ganaron elecciones.

 

Gente cercana al hidalguense me dice que la renovación total del tricolor no tiene vuelta de hoja. Es más, me comentan que es más fácil crear un partido de cero que intentar renovar el que tienen.

 

Hay que matar al dinosaurio para que nazca una nueva especie, me comentó otro priista con amplia trayectoria en el gobierno federal y en el Congreso. Desde su perspectiva, el PRI ya no tiene ninguna razón de ser.

 

Cambió la forma de hacer política en México, porque muchos burócratas venidos a políticos vieron a la política como un negocio y dejaron de atender las necesidades ya no de la gente, sino de la estructura que les servía para ganar elecciones.

 

El mejor ejemplo de ese abandono es el adeudo de 200 millones de pesos que tiene el PRI en la CDMX, desde la elección presidencial del 2012. Ni su dirigencia nacional ni el gobierno se harán cargo de ese pasivo. Ya están avisados.

 

Y esa, entre otras, es la razón por la que priistas con más arraigo y más colmillo se preparan para darle la última estocada al otrora poderoso dinosaurio, para que nazca una nueva especie. Y eso está a la vuelta de la esquina.

 

***

 

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Si algo nos ha enseñado la historia es que se puede matar a cualquiera.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano