La migración de millonarios que preocupa

Arabia garantiza lujos y bajos impuestos

Gardenia_Mendoza
Gardenia Mendoza / Trípoide / Heraldo de México

Uno de los argumentos más sólidos en la defensa de la emigración es el derecho que tiene toda persona a desplazarse, pero en últimas fechas hay un perfil de migrante muy especial que preocupa, en lugar de entusiasmar, al Banco Mundial: los millonarios.

Según un estudio de la organización Wealth Migration Review 2019, patrocinado por AfrAsia Bank, en 2018, más de 82 mil millonarios de todo el mundo se mudaron hacia Australia, Estados Unidos, Canadá, Suiza y los Emiratos Árabes, el top cinco de naciones que son tendencia de destino de migrantes desde hace 10 años.

El documento es minucioso. Da detalles sobre pasatiempos y gustos: esos ricos coleccionan yates, practican golf, esquían, hacen ciclismo y viajan en ferraris, bugattis, porsches, mercedes y viven en hoteles muy caros (tipo St. Regis en Nueva York) o en residenciales construidos especialmente para ellos (Royal Palm Yacht and Country, en Florida, etcétera).

Es también interesante porque hace un reconocimiento general de las características que tienen esas naciones para atraer a los más ricos del planeta provenientes de China, Rusia, India, Turquía, Francia, Brasil, Arabia e Indonesia cuya fortuna supera, en muchos casos, el billón de dólares.

Australia, por citar alguno, es el más seguro del mundo, tiene’ buen clima, posibilidades de crecimiento académico para nuevas generaciones, sólo viven 25 millones de personas en un extenso territorio y condonaciones importantes a impuestos. Otro, Estados Unidos, es la potencia mundial y así sucesivamente.

El estudio Wealth Migration Review 2019 carece, sin embargo, de un análisis sobre las razones de los millonarios para no querer vivir en los lugares que alimentaron su fortuna, una respuesta que busca actualmente el Banco Mundial con algunas conclusiones en la baraja del criminologo Nurettin Kurt.

A excepción de Francia, de donde huyen los acaudalados debido al alto impuesto sobre la renta o Arabia, que garantiza lujos y bajos impuestos en un esquema de gobierno autoritario; los otros países expulsores de ricos tienen como común denominador que las fortunas provienen de privatizaciones de recursos estatales o tratos preferenciales de gobiernos amigos.

Pero lo más preocupante –por el espejo en México– es que estos países se caracterizan por no poder garantizar un Estado de Derecho sistemático en ninguno de los pilares que sostienen la vida pública: ni en la economía, ni en la justicia, ni en la seguridad ni en la política.

Y si bien se pueden hacer negocios con laxas reglas para fortuna de algunos; por otro lado, la seguridad del dinero es muy frágil, una de las principales causas que hace a los potentados poner pies en polvorosa una vez con el dinero a la mano.

Así que ahí está: un mal Estado de Derecho no sólo arrastra al éxodo a los pobres sino a los millonarios para mal de las naciones que pierden personas valiosas y dinero que vuela poco a poco hacia unos cuantos países. Un formula que explica por partida doble el drama por de la migración actual.

Por Gardenia Mendoza

*Periodista

edp

¿Te gustó este contenido?