La lucha y sus retos (4ª parte)

Buddy Greco / Estilo Greco / El Heraldo de México

Los medios de comunicación han ido de la mano de la lucha libre en momentos clave del desarrollo de ambos. Por el lado de la televisión, se nutrió de contenido de gran calidad a un bajo precio, y por su parte, la lucha logró una penetración sin igual en el país.

Para esta buena mancuerna, la década de los 90 no fue óptima para el deporte y sus protagonistas. La saturación de la transmisión de luchas en los canales de televisión abierta la llevó a una crisis que culminó en una huelga convocada por el extinto Sindicato Nacional de Luchadores, encabezado por Manny Guzmán.

De entre los motivos de este estallido, destacó la disminución en el número de eventos que se realizaban en todo el país. Debido a que en días y horarios clave, se transmitían las luchas.

Así, quienes seguían promoviendo los eventos tenían como resultado baja afluencia de público, aún cuando contaban con elementos que salían en TV. La situación desembocó en el cierre de arenas. De entre las clausuras, sobresalió el de uno de los cosos más importantes en la historia, la Cueva de los Independientes, el Toreo de Cuatro Caminos, y la aniquilación de su promotora, Lucha Libre Internacional.

A pesar de esta dura etapa, el pancracio salió fortalecido, ya que con la extinción de la empresa de don Francisco Flores, el Consejo Mundial se reforzó con grandes estrellas que emigraron a sus filas, mientras que otros se integraron a la Triple A, lo que a la postre, se convertiría en otro nuevo reto: la presentación del deporte con espectáculo.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo