La inquietud de Graciela

Tan importantes son los empleados de ProMéxico en el extranjero, como los que están en México verificando todo

Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México
Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México

Inició formalmente la transición de ProMéxico a la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). En la parte receptora, la próxima secretaria de Economía, Graciela Márquez, escuchó atenta los pormenores de lo que implica la actividad de esta agencia de promoción de inversiones.

Mostró creciente interés durante la reunión y denotó que había estudiado el tema. Pero Márquez fue tocada por un mensaje que la inquietó.

¿Cuál fue el motivo? Que ProMéxico es infinitamente más que únicamente un grupo de representantes viviendo en el extranjero para convencer empresas de invertir aquí. Márquez se percató por primera vez de una profunda realidad: ProMéxico funciona como un organismo articulador de todo el aterrizaje de la inversión extranjera, lo que implica coordinar también a alcaldías, gobiernos estatales y numerosas instancias que deben responder ante el inversionista extranjero: CFE, SCT, IMSS, etcétera.

Tan importantes son los empleados de ProMéxico que viven en el extranjero como los que están en México articulando todo localmente.

Esta nueva información representó un enorme cuestionamiento sobre el futuro de la agencia, porque la premisa de AMLO y Marcelo Ebrard era que bastaba con desaparecer al organismo y trasladar las funciones a los consejeros económicos de las embajadas (dependiendo de la SRE). Pero tras la reunión se supo que esto no es tan sencillo porque incluso si desapareciera y trasladaran las funciones a los consejeros, ¿quién coordinaría el engranaje municipal y estatal para recibir fábricas, centros de logística, distribución, y personal extranjero llegando a vivir al país?

Algunas cifras fueron particularmente de interés de Márquez. Una es que cada dólar que el gobierno mexicano destinó a ProMéxico este sexenio representó Dlls. $181 en inversión extranjera recibida (es decir, se pagó con creces su existencia). La otra cifra es que, de enero de 2013 a agosto de 2018 el monto acumulado de inversión atribuible a ProMéxico fue Dlls. $85 mil millones.

Entre las sugerencias que han empezado a barajarse es que AMLO le cambie el nombre a ProMéxico, o que como entidad completa la sectorice debajo de la Secretaría de Relaciones Exteriores (para cumplirle el deseo a Ebrard). Sin embargo, desaparecer todas las funciones, y reventar la coordinación que el organismo realiza al interior del país es totalmente desaconsejable… Y Graciela Márquez ya se percató de eso.

BEYRUTI CON CAPITAL

El lanzamiento de GINCapital, de parte de GIN Group de Raúl Beyruti, es la más reciente de las iniciativas de alto impacto de ese vigoroso grupo de gestión de recursos humanos.

En su mira está fondear nueve emprendimientos con montos de entre dos y diez millones de pesos cada uno. Se requiere que sean muy innovadores y que tengan alto impacto en México.

 

[email protected]

@SOYCARLOSMOTA

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónTal cual

Tal cual