La inmediatez de las redes sociales

El poder que tienen las redes hoy en día, la inmediatez en la comunicación que se puede tener mediante el uso de estas plataformas y lo vulnerable y a veces peligroso que puede ser su dependencia

Armando Kassian / Mundo Digit@l / El Heraldo de México
Armando Kassian / Mundo [email protected] / El Heraldo de México

 

Hace unas semanas veo una noticia con el título: El oso que acaricia a un perro, quizás hace algún tiempo esto nunca hubiera sido noticia. El oso nunca acarició al perro, porque lo único que hacía era jugar con su comida. El oso que enterneció al mundo porque se hacía amigo del perro acabó devorando al animal. Pero no, todo el mundo corrió a compartir tan dulce escena.

En otros tiempos o el miércoles pasado, por ejemplo, la noticia se hubiera dado algo más tarde totalmente completa: El oso que jugaba con el perro acabó tragándoselo. ¿Por qué el miércoles pasado? Como sabrán las redes más populares, Facebook, Instagram y Whatsapp sufrieron la caída mas larga de la historia. Lo que provocó que muchos community managers se quedaran sin poder trabajar o que muchas empresas que viven nativamente dentro de estas redes se quedaran sin nada de un momento a otro.

Esto nos deja claro el poder que tienen las redes hoy en día, la inmediatez en la comunicación que se puede tener mediante el uso de estas plataformas y al mismo tiempo lo vulnerable y a veces peligroso que puede ser esta dependencia de las redes.

En el caso de los medios… como en el ejemplo que menciono al principio a veces provoca que el volumen de fake news se incremente radicalmente y también la alta expectativa de la inmediatez que ha provocado en todos nosotros… —¿Ya? —Sí… ya. Pues no. Hace unos meses que decidí que nada es para ya, que todo puede esperar cinco minutos más.

No ocurre nada en absoluto si algo se demora y no ocurre inmediatamente depende de uno mismo. Nadie sabe, hasta que tú lo decides, si tal o cual cosa lleva retraso.

Evidentemente, existen las fechas y los tiempos límite pero es que, da la sensación, que ahora el segundo dura menos… eso no es verdad.

El ansia por compartir te dan un revés que, a mi modo de ver, no está bien empleado. ¿Hemos aprendido algo? Nada. ¡Faltaría más! Todo va muy de prisa. Hay que decir lo que sea ya, necesito eso ya, tengo que ir a ese lugar ya, tienes que venir aquí ya… o sea sí… pero no tanto.

 

@arkasmi

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónLa Semana Santa

La Semana Santa