La grilla en el Senado

El retorno de Germán Martínez al Senado levantó la polvareda. Pero el run run de Martí para ir a Segob acaparó la grilla

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

-¿Cómo ve que Martí Batres vaya a Gobernación en lugar de Zoé Robledo?

Mario Delgado, coordinador de los diputados de Morena, simplemente sonrió.

Las plenarias de los partidos acababan de concluir.

Legisladores de Morena no lucían muy contentos ante el inminente retorno de Germán Martínez a sus filas. Querían echarle montón a Ricardo Monreal –como cuando el senador Salomón Jara quiso formar parte de la Comisión Permanente, luego de ausentarse en la votación de la Reforma Educativa- para cerrarle el paso al ex director del IMSS.

Dante Delgado, factótum de Movimiento Ciudadano, abría sus puertas en cambio para el ex panista.

¡Los propios blanquiazules!, ofrecían a Germán volver a sus filas.

Pero la indicación de Palacio Nacional era otra. Ya Andrés Manuel López Obrador había mencionado desde el primer momento que el ex director del Seguro volvería seguramente a su escaño en el Senado.

Suficiente para un buen entendedor. Yeidckol Polevnsky fue la primera en actuar al respecto: desayunó ayer mismo con Germán Martínez.

Apenas salían de la cafetería (Un Lugar de la Mancha) alrededor de las 11 de la mañana, Batres anunciaba a su vez desde su propia cuenta en Twitter que le había llegado el oficio por el cual Germán Martínez Cázares señalaba que se reincorporaba inmediatamente a su ejercicio como senador de la República.

El uno-dos funcionaba como relojito. La propia oficina que había ocupado el de Michoacán antes de ser llamado al gabinete, se limpiaba ya para recibir de nuevo a su titular.

Los de Morena asomaban asombrados. Preguntaban, cuestionaban. Pero la indicación era clara y Martínez, por su parte, había ya tomado su decisión: regresaría al Senado, sí; y se incorporaría de nuevo a la bancada de Morena.

Nada de irse a otro grupo parlamentario, ni tampoco quedarse como sin partido. Ese compromiso había hecho.

La efervescencia, sin embargo, seguía en el Senado y un ánimo muy particular se vivía en la oficina de Martí Batres y entre sus allegados. Cada vez con mayor insistencia corría la versión de que el Presidente del Senado preparaba maletas para irse a Bucareli.

Diputados y senadores cruzaban llamadas. Intentaban corroborar la información o descifrar si se trataba de un mero borregazo.

Por lo pronto, les informaban que el Presidente de la República estaba reunido en privado con Zoé Robledo, el nuevo director general del IMSS, y con los secretarios de Hacienda y de Salud, Carlos Urzúa y Jorge Alcocer. Demasiados sobresaltos, admitían. Y Batres no daba color.

***

GEMAS: Obsequio de la Secretaría de la Función Pública: Emilio Lozoya, ex director de Pemex, fue inhabiliitado como servidor público por un periodo de 10 años, por haber proporcionado información falsa en la declaración de situación patrimonial.

[email protected]

@MARTHAANAYA

¿Te gustó este contenido?