La gran derrota del PRI en Edomex

Prácticamente, Alfredo Del Mazo quedó a la mitad del porcentaje obtenido por el actual gobernador, Eruviel Ávila


Que nadie se confunda. El PRI perdió, y mucho, en el Estado de México. Es, junto con el PAN y Josefina Vázquez Mota, el gran derrotado.

Se le fueron un millón 55 mil 642 votos con respecto a la elección anterior similar. En números concretos, esa es la cantidad de gente que no está convencida ya del partido por el que votó antes. Eso le significa 31.2 puntos porcentuales menos que en 2011, cuando Eruviel Ávila logró 3 millones 10 mil 989 votos y el 64.9 por ciento de la votación total. Prácticamente, quedó a la mitad de ese porcentaje.

Esto hace de la elección del domingo el peor resultado del PRI en su historia. La diferencia que tiene hoy sobre Morena es la mínima ventaja que ha tenido sobre un segundo lugar.

En 1999, cuando sudó la gota gorda por casi perder, la diferencia entre el tricolorísimo Arturo Montiel y el panista José Luis Durán era de 225 mil 493 votos y 7 puntos porcentuales. Hoy, con el resultado parcial, la diferencia con el segundo lugar es aún menor: 168 mil 395 sufragios y 2.9 puntos.

Pero hay más. Esa elección de 1999 fue la primera en la que la Oposición sumó más votos que el partido oficial. La izquierda (representada sólo por el PRD) y el PAN llegaron a 57.3 por ciento del resultado, y el tricolor tuvo 42.4 por ciento. La distancia era de 14.9 puntos porcentuales. ¡Escándalo!

A partir de ahí, la brecha se fue cerrando y le dieron la vuelta… hasta hoy, que todo está peor para el PRI.

Después de Montiel, en 2005 Peña recuperó terreno contra la Oposición y puso la votación prácticamente 1 a 1, con ligera ventaja para la suma PAN y PRD (que contendieron separados): el PRI tuvo 47.5 por ciento de la votación y los otros dos alcanzaron el 48.9.

Seis años después, el actual Gobernador, Eruviel Ávila, le dio la voltereta y puso contra las cuerdas a los demás partidos: puso las cuentas 1.8 a 1 a favor de su partido, al lograr 64.9 por ciento de los votos contra el 34.7 de PAN y PRD.

Pero, peeero, hoy todo está más triste para el PRI que hace 19 años. Alfredo Del Mazo consigue el 33.7 por ciento de los votos contra el 59.7 que suma la Oposición junta (Morena, PRD y hasta el piquito del PAN). La diferencia es de 26 puntos, ¡11 más de ventaja sobre el PRI que la que le sacaron al correteado Montiel! Vaya, la suma de los demás tiene al PRI 1.7 a 1. Lo mismo que con Eruviel, nomás que al revés.

La diferencia de votos entre toda la Oposición y el PRI en 1999 era de 485 mil 7 sufragios a favor de PAN y PRD, que iban separados; hoy, es de un millón 518 mil 87 a favor de la izquierda más Acción Nacional.

Cualitativamente también les hicieron hueco. Frente a Morena, perdieron Tlalnepantla, donde gobierna la priista hija pródiga (Denisse Ugalde) del hijo pródigo (Arturo Ugalde) del hijo pródigo de Atlacomulco, Emilio Chuayffet. Y también les arrebataron Ecatepec, bastión principal del PRI en el Estado.

No hay por dónde verle al resultado del domingo una victoria. Es, totalmente, haber perdido pese a ganar.

Claves

Nomás por no perderlo de vista, hubo un secretario del gabinete federal que también hizo un papelazo en la mesa de votación ayer. No sólo Luis Miranda, el maestro de las alianzas en lo oscurito, dio nota al mostrar su patinón con su credencial para votar vencida. Dicen que poco gustó en Lomas Country Club ver que un par de choferes (así les dicen a los escoltas) llegaron a formarse para que su jefe, el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, llegara a la línea sólo cuando estaba a punto de pasar a la mesa de votación. ¡Plop!

Columna anterior: El verdadero costo del voto rosa

 

¿Te gustó este contenido?