La gran apuesta

El Gobierno de la CDMX ejecuta procedimientos novedosos de relación con la ciudadanía

Dunia Ludlow / Heraldo de México / Columna Editorial
Dunia Ludlow / Heraldo de México / Columna Editorial

En los años 90, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) definió a la gobernanza como una nueva forma de conducción social, en la cual las personas adquieren una mayor capacidad de decisión en el diseño de las políticas públicas y en la prestación de los servicios públicos.

Esta fórmula busca una mayor eficacia y calidad de la acción del gobierno, a través de nuevas formas de coordinación con los ciudadanos y la promoción de su empoderamiento.

El Gobierno de la Ciudad de México ha puesto en marcha procedimientos novedosos para relacionarse con la ciudadanía, los cuales inician con la propia jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, con su participación en los tequios comunitarios y las audiencias públicas realizados de martes a viernes.

Asimismo, el éxito de la estrategia de cuadrantes de seguridad se basa en la cercanía y contacto permanente de los policías con vecinas y vecinos.

A través de las denuncias y demandas vecinales, se están definiendo las zonas, horarios y acciones de vigilancia, que son prioritarios para nosotros en nuestras colonias.

Con el programa de Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes (Pilares), se establecerán 300 centros comunitarios, en las zonas con mayores rezagos e incidencia delictiva, donde se espera atender a 200 mil jóvenes.

Se trata de crear la infraestructura y ofrecer los servicios de capacitación y cultura con un enfoque de acercamiento territorial.

Por último, con la plataforma de datos abiertos del gobierno capitalino, están disponibles bases de datos sobre salud, justicia, seguridad y educación, entre otros rubros, con lo cual la ciudadanía, en general, las instituciones académicas, los medios de comunicación y la sociedad civil pueden estudiar y evaluar permanentemente la labor del gobierno.

Esta lógica de rendición de cuentas y de empoderamiento ciudadano, evidentemente está afectando los acuerdos pactados o impuestos en la sociedad. La recomendación más frecuente y cómoda, entre quienes les gustaba nadar de muertito, es no le pegues al avispero, flota, sin importar que se esté cultivando una bomba de tiempo, que se siga descomponiendo el tejido social y que tarde o temprano tengamos una amenaza mayor en nuestras calles.

Hoy, el avispero no aguanta más. Qué bueno que la gran apuesta del gobierno de Claudia Sheinbaum Pardo sea garantizar la legalidad, la paz y la armonía, no mediante acuerdos y tratos en lo cortito, sino empoderando a los ciudadanos y a las ciudadanas preocupados por el bien público.

Enhorabuena que tengamos datos y hechos que muestran que se está realizando un trabajo cercano y coordinado, y que se está usando la tecnología como blindaje de transparencia, a fin de construir una nueva accountability.

Esta forma de gobernar es un proceso planeado, apegado a las recomendaciones internacionales, que de manera inevitable se convierte en una advertencia y en un misil dirigido a erradicar actividades delictivas y corruptas.

DUNIA LUDLOW

TITULAR DE LA AUTORIDAD DEL CENTRO HISTÓRICO

@DUNIALUDLOW

¿Te gustó este contenido?