La factura

En el interior del equipo del Presidente hay un rompimiento debido a la omisión del departamento de la titular de Segob

Jesús Martín Mendoza  / Ojos que sí ven  / Heraldo de México
Jesús Martín Mendoza / Ojos que sí ven / Heraldo de México

Una revelación hecha por un diario de circulación nacional evidenció una fractura dentro del equipo más cercano de Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México.

Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación y ex ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, está en un conflicto porque es mucho más acaudalada de lo que la Cuarta Transformación puede aceptar.

La secretaria Sánchez Cordero posee un departamento de lujo en Houston, Texas, valuado en 11 millones de pesos a precio actual. Visiblemente furiosa, aclaró a los reporteros que su inmueble es el producto del trabajo de muchos años, además, responsabilizó a la Secretaría de la Función Pública el haber omitido la información sobre su bien raíz en Estados Unidos.

Casi de inmediato, Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública, le aclaró a la secretaria de Gobernación, a través de un comunicado que cada servidor público es responsable de sus datos y establecer si se quiere reservar información o hacer públicas sus declaraciones. La Secretaría de la Función Pública explicó que la plataforma DeclaraNet sólo hace públicos los datos del declarante, si se opta por hacer del conocimiento general la declaración patrimonial, el sistema resguarda y protege la información de terceros; es decir, cónyuges, concubinos y dependientes económicos.

Concretamente, sobre el inmueble en Houston, Irma Eréndira Sandoval le recordó a Sánchez Cordero que el sistema omitió ese departamento debido a que está escriturado en copropiedad con su esposo. Más que la revelación del inmueble en sí mismo, lo que destaca es el reclamo de la secretaria de Gobernación a la secretaria de la Función Publica, y la aclaración que esta última hizo a la encargada de la política interna, sin la más mínima intención de apoyar o proteger la omisión sobre el lujoso departamento en Estados Unidos.

Varias voces se han escuchado dentro y fuera del equipo de López Obrador que piden la separación de Olga Sánchez Cordero de la Secretaría de Gobernación. Dentro de la dependencia y en los análisis políticos suena fuerte el nombre de Alejandro Encinas, actual subsecretario para Derechos Humanos de Gobernación para ocupar ese cargo. Si la idea del presidente López Obrador es hacer un relevo dentro de Gobernación, tiene en sus manos la mejor estrategia para hacerlo sin meter las manos.

Ante la exigencia de transparencia a sus colaboradores y el desgaste mediático que el hecho le ha significado, Olga Sánchez Cordero podría anunciar su dimisión al cargo en fechas próximas. El encargado de la política interna debe ser un hombre o mujer de hierro. Lamentablemente en el caso de Sánchez Cordero su imagen ha sido vulnerada.

Corazón que sí siente: Que conste que el problema no es tener, sino el no reconocer que se tiene. El problema no es no tener, sino aparentar que se tiene. Vivimos en una sociedad de apariencias.

 

[email protected]

@jesusmartinmx

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRuy Febén y Carlota Rangel / Señales de humo / El Heraldo de México

Lo que se quemó