La evaluación que viene

Los niveles de concentración de mercado continúan elevados, siendo el caso más extremo el servicio móvil

Andrés de la Cruz  / Big data / El Heraldo de México
Andrés de la Cruz / Big data / El Heraldo de México

Como usuarios de los servicios de telecomunicaciones, los mexicanos tenemos muy presente lo dañino de la ausencia de competencia en la prestación de servicios como la telefonía e internet. Durante años enfrentamos precios altos, mala calidad en su prestación y en no pocas ocasiones y lugares la ausencia total de la conectividad misma. Ello llevó a adoptar medidas radicales, como elevar a rango constitucional el derecho de los mexicanos para acceder a estos servicios, y el manifiesto de que la excesiva concentración de mercado nos era perjudicial y que había que adoptar medidas regulatorias específicas que minaran el poder monopólico.

En 2014 el Instituto Federal de Telecomunicaciones impuso a América Móvil las primeras reglas de regulación, encaminadas a lograr condiciones de competencia equitativa. Desde entonces se señaló que el impacto de tales medidas en la competencia se evaluaría cada dos años. De la primera evaluación (2016) podemos concluir que el IFT determinó que las medidas eran insuficientes y que los mexicanos aún resentíamos los efectos de la falta de competencia, y ordenó la separación funcional de Telmex, que significa que debe prestar sus servicios mayoristas a través de una nueva persona moral. Además, fijó reglas y tiempos para asegurar la replicabilidad técnica y económica de las tarifas de América Móvil por parte de sus competidores, así como lo que se denomina la equivalencia de insumos. En los próximos meses deberá iniciar la segunda evaluación y, de seguirse el procedimiento anterior, arrancará con una consulta pública sobre el efecto de las medidas regulatorias en las condiciones de competencia del sector. El contexto en el cual se llevará a cabo la evaluación es complicado: La separación funcional no se ha concretado; y, desconocemos los resultados obtenidos con las reglas de replicabilidad y equivalencia de insumos. Lo que si sabemos es que los niveles de concentración de mercado continúan elevados, siendo el caso más extremo el servicio móvil, en donde Telcel aún concentra 64% de la telefonía y 72% de las líneas de internet.

La evaluación se llevará en un escenario de cambio de paradigma: El servicio de voz ha perdido relevancia y el crecimiento del consumo de datos es exponencial; la importancia económica de las plataformas que transmiten contenidos por Internet crece; y, la llegada de 5G demandará nuevos esfuerzos de inversión por parte de todos, pero el reto mayor lo tendrán los Operadores de menor tamaño. Inmersos en este panorama, en noviembre pasado el IFT llevó a cabo el foro de discusión Retos de la Competencia en el Entorno Digital.

Por si faltara algo, el sector resiente la incertidumbre derivada de algunas medidas adoptadas por la nueva Administración, incertidumbre que no deberíamos de enfrentar, para ello se creó desde la Constitución al IFT, con Comisionados transexenales, para alejar las inversiones de largo plazo de los vaivenes de la política.

[email protected]

@acvielma

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo