La escuela de arte más influyente

Si visito un lugar, me encanta analizar los colores, la textura de sus muebles, la organización del espacio y los detalles artesanales, como si estuviera en un museo. Esa decoración es una forma pura de creatividad funcional, pero también es el reflejo de nuestra vida. ¿Acaso no es esto una forma de arte?

La escuela de arte más influyente

Esa creatividad, equilibrio y sencillez de los espacios que habitamos y artículos que usamos fueron las bases de uno de los movimientos más influyentes del arte moderno, la Escuela Bauhaus, que este abril cumple 100 años, y lo celebra con decenas de actos en todo el mundo, entre ellos, la inauguración del Museo Bauhaus de Weimar, Alemania, este 6 de abril.

Para muchos, la escuela Bauhaus, institución que erigió Walter Gropius en Alemania, transformaría, a través de la enseñanza, experimentación y diversidad artística, la forma de ver y diseñar el mundo hasta nuestros días, al sentar un nuevo canon creativo universal, superando la división entre artistas y artesanos.

Su máxima era lograr una relación entre la gente, la tecnología, el arte y la producción a gran escala. Para ellos, la disciplina artística no se trataba de creaciones estéticas, sino funcionales, útiles en la vida cotidiana. Y así, la arquitectura, interiorismo, los textiles y la artesanía seubicaron a la par de las bellas artes.

Hoy, el efecto de la Bauhaus es más relevante que cuando inició. Lo vemos en cada detalle de nuestra vida; sin su influencia, no estaríamos rodeados de rascacielos de acero y cristal; o hubieran existido marcas como Ikea, que crean artículos para el hogar modernos, funcionales y accesibles. Pues otra de las aportaciones de este movimiento fue la integración entre la industria manufacturera y el diseño, o la creación de tipografías para la identidad corporativa y publicidad.

Más allá de eso, hoy hablamos de artes visuales, en lugar de sólo bellas artes. Tan grande fue su aporte que logró una reconceptualización del proceso artístico, mucho más parecido a una ciencia que a un tema de simple virtuosidad sensitiva.

 

 

Por LILIA SOREN

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno, malo y feo

Bueno, malo y feo