La encuesta de AMLO

En realidad lo que busca el tabasqueño es un pretexto para seguir con el proselitismo y hacer precampaña

La encuesta de AMLO

Si lo de llamar Frente Ciudadano al conglomerado PAN-PRD-MC formado por políticos de tiempo completo, es simulación. Y decir que en el PRI no habrá dedazo sino Convención de delegados, para ocultar la imposición que llegará desde Los Pinos, es otra tomada de pelo. Lo de la encuesta que ha anunciado López Obrador para elegir al candidato presidencial de Morena, raya en la burla.

 

¿Alguien tiene duda de que él será quien aparezca en la boleta?

 

Puede haber incógnitas en si Ricardo Anaya logrará amarrar todos los hilos del Frente y ser candidato; en que Miguel Mancera o Rafael Moreno Valle competirán por la candidatura. Es más, puede haber un juego de apuestas entre los tapados del PRI, que si el bueno es José Antonio MeadeAurelio NuñoJosé Narro o Miguel Ángel Osorio Chong. Pero de lo que no hay duda es que AMLO será candidato. De facto, ya lo es.

 

El tabasqueño lleva más de una década de proselitismo constante, hizo un partido político para cobijar su interés electoral, se adueñó de millones de spots para promocionarse… ¡porque ya es el candidato!

 

Y ahora, ¿hará una encuesta para ver quién es el aspirante de Morena a la Presidencia?

 

Sería de risa si no es porque con lo dicho por AMLO queda retratada la simulación que habitan en el ADN de buena parte de la clase política.

 

El arte de simular, ocultar la realidad, y evadir llamar a las cosas por su nombre, no es nuevo. Si acaso algo llama la atención es que, replicando los mismos vicios, López Obrador se venda como diferente, cuando en la forma no lo es.

 

Una encuesta para elegir al candidato presidencial de Morena es simular, porque en realidad lo que busca AMLO es un pretexto para seguir con el proselitismo y hacer precampaña.

 

Es simular, como lo hace el PRI cuando habla de combate a la corrupción, pero no expulsa del partido al exgobernador de Chihuahua César Duarte; como cuando aseguran que las diputadas homófobas gritaron eeeeeh bruto, y no puto; como cuando desde el Frente aseguran que van a cambiar el régimen, con los mismos que crecieron cobijados y a costillas de él.

 

Simular es no llamar a las cosas por su nombre; es mentir, escondiendo la realidad; es jugar con las palabras para engañar; es ocultarse en el lugar común para faltar a la verdad; es burlarse de los ciudadanos.

 

El cuento de la encuesta no es más que encontrarle la laguna a la ley, reírse de ella, mofarse de las autoridades electorales y no tomar en serio a los ciudadanos. Todo, para alcanzar un objetivo electoral.

 

¿Alguien duda que la decisión de quién será el candidato de Morena es de AMLO y nadie más? En serio, ¿alguien cree que se hará una encuesta? ¿Qué dedo nos chupamos?

 

-Off the récord

 

Trabado está el nombramiento del jefe delegacional en Venustiano Carranza, tras la destitución de Israel Moreno a manos de la SCJN. Nada camina en la parálisis de la ALDF… También en stand by el proceso de desafuero de Rigoberto Salgado, delegado en Tláhuac, acusado de nexos con la delincuencia organizada. ¿Monedas de cambio?… A propósito de pausas y delegados, Claudia Sheinbaum ya sabe a quién quiere como sustituto cuando deje Tlalpan para ir por el gobierno de CDMX. Se lo comunicará al Jefe de Gobierno esta misma semana. Ella se va a principios de diciembre. Antes, debe destrabarse la crisis en la Asamblea Legislativa.

 

Columna anterior: A Anaya se le escapa la candidatura

¿Te gustó este contenido?