Empate técnico rumbo al 2020

El proceso electoral midterm ha evidenciado el vacío en el centro del cartesiano político, han sido unas elecciones polarizadas

Adriana Sarur / La encerrona / El Heraldo de México
Adriana Sarur / La encerrona / El Heraldo de México

En el llamado -referéndum de facto- al presidente en turno de Estados Unidos, son las elecciones de medio mandato, donde el pasado martes se eligieron a 36 gobernadores, las 435 curules de la Cámara baja y un tercio del Senado. En éstas, habitualmente se suele castigar al partido del presidente y en esta ocasión no fue la excepción.

Los demócratas obtuvieron la mayoría en la Cámara de Representantes, sin embargo, no pudieron realizar la misma hazaña en el Senado, donde los republicanos seguirán conservando la mayoría hasta el año 2020.

Aunque parece que los republicanos y el mismo presidente Trump han sufrido una derrota estrepitosa, en realidad no lo es tanto, puesto que, si bien la Cámara baja tiene la competencia de poner en marcha las iniciativas de ley, -entre ellas el tan mencionado impeachment-, es en el Senado donde se aprueban estas iniciativas legislativas y desde donde se puede resistir de buena forma a los embates de los demócratas.

El proceso electoral midterm ha puesto de manifiesto el vacío en el centro del cartesiano político, han sido unas elecciones polarizadas por los discursos, los candidatos y las estrategias de campaña. Por el lado del Partido Republicano, se enfocó en el votante blanco, conservador y nacionalista, en su mayoría ubicados en el oeste medio y el sur del país, tal y como hiciera en 2016. Esta estrategia le permitió conservar la mayoría en el Senado y obtener las gubernaturas de Ohio y Florida, claves para el camino hacia 2020. En el lado opuesto, el Partido Demócrata evocó una estrategia de campaña en las zonas metropolitanas con un discurso progresista (más sesgado al lado de Sanders que al tecnocrático de Hillary Clinton), y con candidatas como Alexandria Ocasio-Cortez, la mujer de ascendencia puertorriqueña más joven en ser elegida y candidatos como Jared Polis, primer gobernador electo abiertamente homosexual, son muestras representativas de las minorías que tanto ha agredido Trump. Aunque los republicanos se muestran serenos con los resultados obtenidos, el presidente ha manifestado que se siente victorioso en estas elecciones, y, con el Congreso dividido, se vislumbran dos años de confrontación con la Cámara de Representantes, así como el incremento de su discurso nacionalista, xenófobo, racista, misógino, etc., permanecerá como táctica electoral para 2020 en un escenario de campaña para su reelección, puesto que el presidente Trump se siente cómodo en la arena del conflicto.

Ahora bien, se puede prever la estrategia a seguir por los republicanos, pero, ¿existe alguna por parte del Partido Demócrata? En el caso de los –azules- será más complicado realizar una hoja de ruta para impedir que Trump repita en la Presidencia. Lo primero que deberá hacer es marcar una agenda propia y no sólo responder a los ataques del trumpismo; como en esta vez, deberá escoger muy bien a las candidatas y candidatos; seguir con el discurso diferenciador, tanto de visión como por región y ciudad de manera focalizada; por último, y al estilo del boxeo, deberán ser pacientes a los errores que tenga el presidente Trump en estos dos años (porque los habrá) y en ese momento atacar para poder romper el empate técnico que hasta hoy prevalece rumbo al 2020.

 

[email protected]

@ASARUR

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónEl matiz de Ambriz

El matiz de Ambriz