La disrupción cambiará a México


En estos tiempos en donde los conceptos de disrupción, Start – up, ciudades inteligentes, millennials, alto impacto, internet de las cosas, co – working e industrias 4.0, entre otros, han irrumpido en nuestro vocabulario común, es normal que te preguntes ¿qué significa todo esto? Y yo ¿qué tengo que ver con esto de la Innovación o las industrias del Futuro?

La realidad es que tanto tú como yo y todos los habitantes de este planeta tenemos TODO que ver con la innovación y la disrupción. Nosotros somos la materia prima, la chispa que convierte una idea en realidad, el motor que impulsa las más grandes transformaciones de las que somos y seremos testigos.

Ahora que viene la 4ª Revolución Industrial o industrias inteligentes, debemos estar más atentos que nunca, ya que estamos hablando de la integración de las nuevas tecnologías a los procesos productivos.

Las industrias del futuro, como también se conocen, no solamente son un cambio tecnológico sino de modelo, de filosofía y de estructura; son una disrupción, término que se deriva del inglés Disruptive, y que describe una ruptura brusca con algo, que viene a cambiar para siempre la forma de hacer las cosas en cierto ámbito.

¿Quién no recuerda el ICQ o el Messenger?, en su tiempo revolucionaron la forma de comunicarnos, el modelo de relacionarnos; y en tiempos más modernos quien no ha usado Uber, la compañía de taxis más grande del mundo que no posee un sólo vehículo; o Airbnb la compañía de alojamiento más grande que no cuenta con un solo inmueble.

Todo esto es parte de la evolución natural del hombre, de la sociedad y del entorno; como seres dotados de inteligencia y raciocinio, somos innovadores y disruptivos; hemos ido desarrollando la capacidad de adaptarnos a las circunstancias y reinventarnos. Ya lo decía Charles Darwin: No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, tampoco la más inteligente, es aquella que se adapta más al cambio.

Hoy innovar no es un lujo, un valor agregado o una capacidad adicional; hoy innovar es una condición indispensable para poder competir en el ámbito local y global, como profesionistas en el campo laboral o como emprendedores en el mundo empresarial.

Vivimos en la era de la información, del contenido, del acceso al conocimiento, de las posibilidades infinitas y del crecimiento exponencial, no importa la nacionalidad, el género, la edad, lo que importa es conocer, abrir los ojos al mundo de las oportunidades y las posibilidades que como civilización hemos creado.

Lo que es realmente importa es comenzar, dar un primer paso, tratar de innovar en lo más sencillo, en el entorno común, forzarse a hacer las cosas de manera diferente y observar el resultado. Volver a intentar de nuevo una manera diferente hasta que tu mente, tu cuerpo y tu entorno empiecen a adaptarse a un nuevo modelo de vida.

Los emprendedores son aquellos que pueden ver la oportunidad antes, cuando todavía nadie la ve, cuando parece una locura. Intentemos ser disruptivos, recobremos nuestro instinto cazador natural, como cuando descubrimos que podíamos hacer fuego. Recordemos cómo se siente ser ese ser que tiene todo para satisfacerse a sí mismo y  crear abundancia y prosperidad exponencial.

¿Y tú, eres disruptivo?…

*Link del World Economic Forum respecto a las industrias 4.0 https://youtu.be/-OiaE6l8ysg

¿Te gustó este contenido?