La deuda ambiental

En la “Agenda Verde” del PRI, la estructura se encargará de hacer un sinnúmero de acciones territoriales en el país

Lorena Piñón
Lorena Piñón Rivera / Columnista Invitada / Candidata a la Presidencia Nacional del PRI

El mayor salto temporal en la historia de la cinematografía mundial la dio Stanley Kubrick, cuando un fiero homínido de la época de las cavernas lanzó un hueso hacia el cielo y en la transición temporal aparece una nave espacial tripulada por terrícolas. La obra originalmente escrita por Arthur Clarke denominada 2001: Una Odisea Espacial representa la evolución del ser humano, en una elipsis de 4 millones de años.

La raza humana se encuentra en la cúspide de la cadena alimenticia, ha domado su entorno y prácticamente ha podido colonizar todas las regiones del mundo. La idea de progreso ha sido una constante en el tiempo, sin embargo a partir de la revolución industrial, los azotes sobre la madre naturaleza se han intensificado, hasta llegar al momento dramático en el que nos encontramos, con graves problemas producidos por la contaminación. El destino nos está alcanzando, y si no cambiamos nuestros hábitos de consumo, la polución comprometerá seriamente tanto la calidad de la vida como la expectativa de supervivencia de la población. Ya muchas tragedias se encuentran registradas en la historia, desencadenadas por la explotación no racional de los recursos naturales. El deshielo de los polos, el cambio climático, las terribles sequías, la extinción de especies y la nata contaminante que cubre las grandes zonas metropolitanas del mundo; son solamente algunos ejemplos de la crisis que ha sido provocada por la mano humana.

Pero la esperanza es posible, si logramos hacer conciencia acerca de que los pequeños cambios inician con las decisiones que se toman desde la intimidad. No se trata de una cantaleta, porque de verdad el cambio puede iniciar desde nuestros hogares y de ahí partir para sumarnos a acciones colectivas en donde se le pida a las empresas que opten por tecnologías menos contaminantes y también para promover que los representantes populares creen leyes y en su caso políticas públicas que tengan como finalidad la preservación de nuestro medio ambiente.

Cuando era niña, durante el cuarto año de primaria me encargaron dibujar un paisaje contaminado de mi natal San Rafael, Veracruz. Era la época en que estaba aconteciendo la Cumbre de la Tierra en Río de Janeiro, y a mi profesora le pareció buena idea que plasmáramos el rincón de nuestro municipio que no nos gustaba y a un costado la forma en que queríamos verlo. Así pinté un arroyuelo lleno de basura y otro ya limpio, con agua cristalina. A 2019, sólo se ve un lecho seco, el agua no pudo ya agarrar su cauce con los deshechos que se fueron acumulando.

No podemos estar expectantes, por eso en el PRI vamos a iniciar jornadas de gestión ambiental y precisamente este sábado tenemos la primera jornada nacional simultánea en todo el país. En el Comité Nacional, a las 11 de la mañana, el presidente encabezará las actividades de reforestación de nuestra sede, y este mecanismo será reproducido en todas las entidades del país. En la Agenda Verde del Partido, la estructura se encargará de hacer un sinnúmero de acciones territoriales en el país y además se alentarán acciones por parte de nuestras bancadas legislativas. Vamos a cumplir con lo propuesto por Alejandro Moreno, en el PRI lucharemos contra el desarrollo contaminante y el ecologismo estéril.

 

POR LORENA PIÑÓN RIVERA
SECRETARIA DE GESTIÓN SOCIAL DEL CEN DEL PRI
@LORENAPIGNON

abr

¿Te gustó este contenido?