La crisis que no acaba

Para tomar conciencia de la crisis en el país, se necesita pintar más monumentos y romper más ventanas

Jorge_Andrés_Castañeda
Jorge Andrés Castañeda / Analista / Heraldo de México

El país lleva 12 años en una crisis de violencia. El martes el SESNSP publicó las cifras actualizadas a julio, de víctimas del fuero común. Éstas son espeluznantes. Sin importar quien gobierne, la violencia en México sigue. En gran medida porque vivimos en un país plagado de impunidad y sin justicia. De acuerdo con Impunidad Cero, los homicidios dolosos tienen una tasa de impunidad de 87.5%; sólo se resuelve 12.5% de homicidios en México.

De acuerdo con datos del Inegi, los homicidios son la principal causa de muerte en México para personas entre 15 y 44 años. La violencia en México mata más que las enfermedades o accidentes de coche en este grupo de edad. Entre enero y julio, el SESNSP registró 20 mil 698 víctimas de homicidios dolosos y feminicidio. De los cuales en julio se reportaron 3 mil 79 víctimas, es decir, 100 al día, más de cuatro por hora, una cada 15 minutos.

La violencia contra las mujeres es aún más terrible y escandalosa. En lo que va del año, de acuerdo con la definición del SESNSP, van 563 víctimas de feminicidio, un incremento de más de 10% comparado con el año pasado. Aunque esta definición tiene muchas deficiencias, como lo ha documentado Carolina Torreblanca en Animal Político, es la cifra con la que contamos y es indignante. En este mismo periodo, mil 610 mujeres fueron víctimas de homicidio doloso, y 39 mil 943 de lesiones dolosas.

El horror no son estas cifras, son simplemente una manera de contabilizar las historias que se viven todos los días. El verdadero horror está en las historias que suceden, en las madres buscando fosas y en la normalización de esta violencia en nuestro país. Hace un par de semanas, en un sólo día hallaron 19 cuerpos en Uruapan. Un par de días después salió una noticia sobre un hombre que, mientras unos cuerpos eran colgados del puente, siguió en lo suyo —preparando hamburguesas—. Este hombre representa al país y a nuestra sociedad. Mientras la barbarie sigue y sigue, seguimos como si nada.

Esto es una emergencia por donde se quiera ver. Cada vez se cometen más homicidios en nuestro país y cada vez matan a más mujeres por el hecho de ser mujeres. Esto no puede seguir así. Hasta que no tengamos policías que investiguen y resuelvan delitos, y particularmente homicidios, esto no va a cambiar. Hasta que los crímenes no se resuelvan, la impunidad va a seguir. Hasta que no tengamos estrategias, sociales y punitivas, a nivel local, estatal y federal específicamente diseñadas para reducir los homicidios, esto va a seguir así.

Si para que la sociedad tome conciencia de la crisis por la que pasa el país, se necesitan pintar más monumentos y romper más ventanas, adelante.

Es inaudito que las buenas conciencias en este país se indignen por unas pintas pero no por estos niveles de violencia y de impunidad.

De mi parte, no me queda más que agradecer a las mujeres que marcharon y denunciaron el viernes pasado, por lo menos, poner esto al centro de la discusión nacional.

POR JORGE A. CASTAÑEDA

COLABORADOR

@JORGEACAST

edp

¿Te gustó este contenido?