La Corte ante la Cuarta

El 11 de diciembre, Arturo Zaldívar rendirá su informe de labores, con la visita del presidente López Obrador

Enrique Rodriguez
Enrique Rodríguez / Libertad bajo palabra / Heraldo de México

Finalmente se impuso el afán de ponerle la toga a una funcionaria cercana al Presidente de la República, y se perdió la oportunidad de aprovechar un perfil independiente con una sobresaliente preparación, pero Ana Laura Magaloni no garantizaba disciplina política dentro de la Suprema Corte de Justicia.

Ana Margarita Ríos-Farjat tiene 46 años de edad, es egresada de la Universidad Autónoma de Nuevo León, donde estudió leyes; es maestra en Derecho fiscal y doctora en política pública por el Tecnológico de Monterrey. Es hija de Rodolfo Ríos Vázquez, magistrado de circuito que falleció estando jubilado.

Es cercana a Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del Presidente y muy cercana al jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo. Estas relaciones han sido determinantes en el relampagueante ascenso de la abogada regiomontana.

Como ex jefa del SAT, deja una institución que no recaudó lo esperado en el arranque de la administración, ahora trabajará en el máximo tribunal por los próximos 15 años y se convierte en la 13º mujer en llegar a esa posición en la historia de la Corte. Por primera vez en 25 años habrá tres ministras en el pleno.

Parece que será en enero cuando en sesión solemne se dé la bienvenida formal a la nueva ministra. El 11 de diciembre, Arturo Zaldívar rendirá su primer informe de labores como presidente de la Corte, con la visita de cortesía del presidente López Obrador al pleno, en una coyuntura distinta a la del año pasado, que estuvo envuelta en agudas tensiones.

AMLO ha colocado en un año a seis funcionarios de alto nivel afines a la 4T dentro de la estructura del Poder Judicial. Al pleno del Consejo de la Judicatura Federal llegaron: Loretta Ortiz, Verónica de Gyves y Bernardo Bátiz. En la Corte ya tiene a Juan Luis González Alcántara Carrancá, Yasmín Esquivel Mossa y ahora a Margarita Ríos-Farjat.

¿Este grupo se atreverá a desafiar las expectativas presidenciales en los asuntos en que el Ejecutivo o las instituciones del gobierno federal tengan intereses? Ahí será donde las promesas de imparcialidad e independencia se harán válidas o se convertirán en referencias anecdóticas. Que labren su prestigio a base de votos y decisiones que salvaguarden la Constitución, que es a la única a la que deben someterse en su trabajo ante la nación.

***

EDICTOS

A finales de 2021, el ministro Fernando Franco González Salas concluirá su periodo y generará la posibilidad de que AMLO ponga nuevamente en la Corte a quien le deba lealtad, circunstancia que permite establecer que dentro de tres años se abren amplias posibilidades para que Yasmín Esquivel Mossa o Margarita Ríos, encabecen la titularidad del Poder Judicial de la Federación. En enero de 2023 cualquier preferencia instruida desde Palacio Nacional contará automáticamente con cuatro de los seis votos necesarios para lograrlo. Hasta el jueves.

POR ENRIQUE RODRÍGUEZ
[email protected]
@JENROMA27



lctl

¿Te gustó este contenido?