La corrupción panista

No se puede negar que cuando Calderón inauguró el gobierno del “cambio con rumbo desconocido”, tenía la intención de combatir la corrupción

La corrupción panista

Cuando Felipe Calderón llegó Los Pinos, la sociedad pensó ingenuamente que iba a entambar a su antecesor, a la esposa de éste y a los hijos de ésta por los numerosos actos de corrupción que cometieron. Si lo hace, pasará a las páginas de la historia de este país como el primer presidente panista que envió a la cárcel al primer expresidente del mismo partido, señalaron los observadores.

Obviamente, para el PAN el costo político de esa decisión podría ser perder la presidencia de la República en 2012, advertían aquéllos. ¡Y si nada más le pone un calambre! O sea que en lugar de Fox sea la señora o alguno de sus hijos quienes paguen el pato. Pues a lo mejor el presidente gana más credibilidad y con ello mantiene con vida a su partido en el poder. La segunda opción para Calderón era seguir la tradición de los expresidentes priistas, que les perdonaban la vida a sus antecesores. Obviamente esta decisión tampoco garantizaría que el PAN conservara la presidencia de la República en 2012.

Como Calderón no quiso desmantelar las estructuras de corrupción instauradas por el PRI –Ricardo Anaya dixit–, pues echaron al PAN de Los Pinos. Pero antes, Felipe  y varios de sus colaboradores se envolvieron en la bandera corrupción, y terminaron el sexenio aventándose desde la estela de luz, monumento, perdón, elefante blanco, creado ex profeso para dicha acción.

No se puede negar que cuando Calderón inauguró el gobierno del cambio con rumbo desconocido, tenía la intención de combatir la corrupción, para lo cual diseñó una estrategia que anunció a mediados del 2007, que entre otras cosas contemplaba promover una cultura anticorrupción. El gobierno federal implantará todos los programas, estrategias y acciones necesarios, coordinándose con las instancias internacionales y nacionales, públicas, privadas y sociales que quieran apoyar la campaña en favor de la honestidad en el servicio público. Es imperativo que la transparencia forme parte esencial de las actitudes y comportamientos de empresarios, sociedad civil, partidos políticos, organizaciones sindicales, servidores públicos y ciudadanos en general. Además de difundir las sanciones que se aplican a los servidores públicos que incurren en comportamientos ilícitos, para activar los mecanismos de sanción social.

¿Alguien recuerda a cuántos funcionarios entambaron en la administración Calderonista?

AGENDA PREVIA

La final de fútbol entre Tigres de Nuevo León y Rayados de Monterrey demostró one more time la relevancia de la televisión abierta. Los derechos de tv que detenta Televisa hizo que esta emisión registrara 23.7% de share, de acuerdo con cifras de Nielsen IBOPE México, al transmitirse por las estrellas y otros canales locales de esa televisora, con lo que alcanzó 3.6 millones de televidentes, superando a su competencia que también difundió el partido por 62.32%. Tan relevante es su participación que incluso el gobernador de la entidad, Jaime Rodríguez El Bronco, reacio al principio de su gestión a los medios, anunció el interés de su gobierno y de empresas patrocinadoras a que se difundiera la final por señal abierta. ¿No qué no?

 

Columna anterior: Anya, verdades de a kilo

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas