La compra ilegal del avión presidencial

El Congreso mexicano no aprobó cantidadalguna para eso

Gerardo Fernández Noroña / El Heraldo de México

1.Mi padre, con el que no crecí, cuando se encontraba muy indignado con alguien, le decía: no sea farsante, amigo. El diccionario es muy escueto y plantea que farsante es quien aparenta ser lo que no es. A mí, no sólo por la carga con que mi padre lo usaba, incluso aplicado a alguno de mis hermanos, el término me parece fuerte. Esta reflexión previa para expresar que, sin duda, considero que tanto Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, como su esposa, Margarita Zavala, son un par de farsantes.

2. La señora Zavala salió a defender a su esposo, un ser político indefendible, un tipo sin moral, sin principios, sin honestidad y sin honorabilidad, quien además de haber hecho fraude para ocupar la presidencia de México de 2006 a 2012, bañó en sangre al país, cuando favoreció al grupo del crimen organizado encabezado por El Chapo Guzmán.

3. La desvergonzada señora salió a decir que la compra del avión presidencial había sido autorizada por el Congreso mexicano. Nada más falso.

4. El avión presidencial, que costó 220 millones de dólares cuando su costo verdadero era de 170 millones de dólares, generó, por el único hecho de su adquisición, que Peña y Calderón se embolsaran mil millones de pesos con su compra a sobreprecio. La decisión de comprar el avión se tomó por Calderón mientras usurpaba la presidencia, y por quien se ostentaba como presidente electo, Enrique Peña Nieto, a finales de julio del 2012. La decisión se perfilaba desde diciembre del 2011, con lo cual se acredita la determinación de imponer a Peña Nieto en la presidencia a cualquier costo.

5. La Cámara de Diputados Federal, tiene como facultad exclusiva la aprobación del presupuesto que cada año ejerce la nación. El presupuesto de 2012 se aprobó en diciembre de 2011. En ningún rubro de éste se consideraba la adquisición de un nuevo avión presidencial y mucho menos se asignó un presupuesto de 220 millones de dólares, ni de ninguna cantidad encaminada a esa compra.

6. Si bien el presupuesto de 2012 tiene un artículo tercero transitorio de redacción oscura, que habla de renovación de la flota aérea, pero nunca de la compra de un nuevo avión, nunca se menciona el destinar recursos públicos para la realización de la misma, menos aún por la irracional cantidad de 220 millones de dólares, cuatro mil 500 millones de pesos al tipo de cambio actual.

7. Yo era diputado de esa legislatura y solicité en el debate del presupuesto el uso de la palabra para argumentar en contra de ese transitorio y Chuayffet, quien presidía entonces la Cámara, me la negó, otorgándosela a mi compañeros de bancada Mario Di Costanzo, a pesar de que éste la había solicitado posteriormente. Como era mi compañero y participaba en la Comisión de Presupuesto, acepté que él interviniera. Nosotros rechazamos cualquier posibilidad de comprar una nueva aeronave, y no fue aprobada en el presupuesto ni avalada por la Cámara de Diputados ninguna decisión sobre la compra del avión y, como ya lo he dicho, no se destinó presupuesto alguno con esa finalidad.

8. Así las cosas, la compra del avión presidencial fue ilegal, nunca fue autorizada por el Congreso. El diario El Universal publicó una nota a finales de julio de 2012, en la cual hablaba de que se había dado aval a la compra del avión presidencial, pero por supuesto no hablaba de un debate en el Congreso mexicano, sino de su aprobación en el seno del gobierno usurpador de Calderón. Una semana antes, el diario Excélsior reproducía opiniones sobre la posible compra de un avión presidencial entre legisladores federales, pero cuyo intercambio de puntos de vista nunca se dio en el pleno de la Comisión Permanente.

9. La señora Zavala busca quitar la responsabilidad a su esposo en la compra de ese avión, porque es un monumento a la corrupción.

10. El Congreso mexicano no aprobó cantidad alguna para la compra del citado avión, sino hasta 2014; el avión fue entregado en 2015.

11. La Auditoría Superior de la Federación ha dado a conocer múltiples irregularidades en la adquisición de la aeronave y ha ofrecido evidencia de que miles de millones de pesos tienen destino desconocido (se evaporaron en el aire), cantidades que supuestamente se utilizarían para refacciones y mantenimiento del propio avión.

12. La compra del avión involucra personajes tan disímbolos, aparentemente, como Calderón, Meade, el General Cienfuegos, el jefe del Estado Mayor Presidencial de PeñaGeneral Roberto Miranda—, el propio Peña, Alfredo del Mazo, hoy gobernador del Estado de México, quien participaba entonces como director de Banobras, con quien se firmó el contrato de arrendamiento financiero.

13. La derecha está furiosa porque mientras más se conoce sobre el tema, más exhibidos se ven en su voracidad, ambición desmedida y podredumbre.

14. Haber comprado un avión de cuatro mil 500 millones de pesos, cuando el pueblo de México carecía hasta de lo más elemental, no sólo es inmoral e ilegal, sino es francamente criminal.

15. El tema seguirá dando mucho de qué hablar, pero lo que es un hecho indiscutible, es la responsabilidad de Enrique Peña Nieto y de Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa en este atraco a la nación que simboliza el multicitado avión.

16. Por lo pronto, si el avión se rifa, ya me vi llevando a ciudadanos de Iztapalapa, mi distrito electoral, en el primer viaje que se haga con él. Nuestro destino será Nueva York. Un vuelo de cinco horas aproximadamente, el mínimo de horas que deben volarse para que la aeronave sea rentable. Sin embargo, no descarto Buenos Aires, y siempre será positivo que hombres y mujeres humildes, que han trabajado durísimo toda su vida, tengan una posibilidad de conocer otras partes del mundo.

POR GERARDO FERNÁNDEZ NOROÑA

DIPUTADO FEDERAL PT

@FERNANDEZNORONA

abr

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.