La clase media en la 4T

En México, hoy, la clase media está contraída, no siente confianza en el futuro y está estigmatizada. Es fifí

Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México
Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

Desde hace un año, cuando López Obrador ganó la elección presidencial, ha habido una clara y pronunciada contracción de la economía. Algunos dirán que es la inercia heredada del gobierno anterior. Sí, pero la tendencia aumentó y no se ve para cuándo termine o se revierta.

Estudios recientes indican que la gente ha dejado de gastar porque no tiene confianza en el futuro; porque no sabe si conservará su empleo y duda que mejorarán sus ingresos.

Hoy, quién tiene un trabajo asalariado, incluso pequeños y medianos empresarios dejaron de ser la clase media del país para convertirse en fifís. Sí, aquel que tiene un crédito hipotecario; quien compró un coche nuevo; quien comenzó a vacacionar en avión; quién aspira a mudarse a una casa mejor; quien puede pagar colegiaturas para sus hijos, es un fifí. Según el concepto del Presidente, son fantoches, conservadores, sabelotodo, hipócritas, doble cara.

Un junior de nuestro tiempo, un conservador. Alguien que no quiere un cambio, que está a favor de un régimen autoritario y que finge ser liberal. Y justo de ese tamaño es el repudio del pueblo bueno, quienes han sido más afortunados, pero que, al final de cuentas, también son mexicanos.

Alguien debería decirle al Presidente que esa clase media, esos fifís, son lo mejor que puede tener la economía de cualquier país. Una clase media robusta, grande y poderosa es el motor de una economía sana. Compra, pide créditos, viaja, come en restaurantes, compra ropa, muebles, etcétera. Su consumo alimenta a los negocios que, a su vez, dan empleos.

Pero en México, hoy, la clase media está contraída, no siente confianza en el futuro y está estigmatizada. Es fifí. El neoliberalismo, tan maldito en la 4T, ha creado en el mundo una clase media sin la cual no podría entenderse el poderío de la Unión Europea o de la economía estadounidense, por ejemplo. Cierto, no lo ha hecho a la velocidad, ni con la eficacia que quisiéramos. Sin embargo, países con gobiernos socialistas, como China, están conscientes de la importancia de la clase media. El mundo entero está inundado de turistas chinos de clase media. O sea, tienen satisfechas sus necesidades y viajan cada vez más fuera de su país. ¿Necesitamos más ejemplos?

•••

BON APPÉTIT: Comenzó a circular la encuesta México Elige, de Investigaciones Digitales, levantada a través de las benditas redes sociales. La aprobación de AMLO cayó, por primera vez, abajo de 50% (46.9). El 50.2% no votaría porque se mantenga en la Presidencia. El principal problema del país es la inseguridad (31.7), no la corrupción (22.5).

Y por cuarto mes consecutivo, Quirino Ordaz, de Sinaloa, obtuvo la mejor calificación (52.0) y aprobación (69.5) entre los gobernadores del país.

El gobernador Héctor Astudillo manifestó total disposición para el inicio de operaciones de la Guardia Nacional en Guerrero. Es el más interesado en reducir la inseguridad de la mano del gobierno federal.

POR ALEJANDRO CACHO

[email protected] 

@CACHOPERIODISTA

¿Te gustó este contenido?