La Batalla de Aquiles y Antorcha

Los antorchistas han perseguido al Presidente por varios estados para gritarle y hacerle sentir su peso

Alejandro Sánchez
Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Heraldo de México

Antorcha Campesina era un monstruo del PRI y el presidente López Obrador tiene en la mira a Aquiles Córdova Morán, líder del movimiento, quien tiene su propio corrido norteño. La pieza musical lo ensalza como la pesadilla de los caciques del país porque supuestamente lucha contra los malos hombres, contra la pobreza y el pueblo lo ama.

En sus conferencias de prensa, el presidente ha nombrado a Antorcha varias veces e insinúa que Córdova se quedaba el dinero que tenía que entregarse a los productores del campo. También relató, en medio del combate contra el huachicol, que en sus giras en el interior fue testigo de cómo un grupo de gasolineras que le pertenecen a Antorcha eran abastecidas mientras en buena parte del país había escasez de combustible. Pipas privadas, dijo López Obrador, llenaban las cisternas, lo que se interpretó como una acusación directa de comprar combustible robado.

Aquiles ha sabido manejar un movimiento de masas que le dio fuerza desde 1974, permitiéndole acuerdos y negociaciones con el otrora partido en el poder. Antorcha acumula denuncias que nunca prosperaron por violencia, intimidación, y hasta secuestros y asesinatos. Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, detectó cuentas de cientos de millones de pesos de la organización de Córdova. En el rastreo de la ruta del dinero detectaron más de 40 gasolineras, hoteles, restaurantes, tiendas, centros de entretenimiento, así como predios.

Aquiles y su movimiento deben sentir la soga en el cuello. Entonces, los antorchistas han perseguido al Presidente por varios estados para gritarle y hacerle sentir su peso. Miente, señor Presidente, le reclamaron 100 antorchistas en un evento en Coatepec, Veracruz, cuando anunciaba apoyo a productores cafetaleros. ¡Se ve, se siente, Antorcha está presente, corearon en otro acto en Querétaro, cuando el Presidente insistió con el fin de los recursos a intermediarios como los de Antorcha mundial, en clara referencia a Antorcha Campesina. Pero no han sido las únicas veces que han increpado el jefe del Ejecutivo.

El domingo, Antorcha cumplió 45 años. Juntó a miles, pero no 100 mil como presume Aquiles Córdova porque en el estadio de San Luis Potosí donde hizo los festejos ni siquiera caben 40 mil. Ahí reafirmó la batalla que tiene en contra de López Obrador al anunciar la creación de un partido político para competirle en 2021. La idea fue retomada porque era un plan para las elecciones de 2018, pero al confiarse de que ganaría el PRI, se truncaron los planes. Mientras cumple con requisitos del INE para hacer el instituto político y vivir del presupuesto, Aquiles sigue declamando versos en público: Por qué será la humanidad tan mala. Por qué junto al camino de la gloria, siempre la envidia pálida acecha y le lanza su flecha envenenada.


Uppercut: Ana Gabriela Guevara no creyó en su delegación de deportistas. Auguró 19 medallas de oro, pero con o sin apoyo, con o sin la confianza de autoridades, regresaron con 37 y 136 en total. Para festejar, Guevara le puso una medalla simbólica al Presidente.

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ

[email protected] 

@ALEXSANCHEZMX

edp

¿Te gustó este contenido?