La ayuda de Washington

Si usted juntara a todos los coleccionistas de armas, fabricantes y armeros con licencia para vender, resultaría con más de 139 mil. Hay más armeros que escuelas públicas

Armando Guzmán /  El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México
Armando Guzmán / El qué y por qué desde Washington / Heraldo de México

Me atrevo a decir que la mayoría de la gente en México cree que a Estados Unidos el tráfico ilegal de armas de fuego no le importa. Eso es un error, aquí sí importa porque repercute aquí también.

Por eso, tres senadores poderosos: Charles Schumer, líder de la minoría demócrata del Senado, Diane Feinstein, demócrata de California, y Sheldon Whitehouse, senador demócrata de Rhode Island, por años han publicado informes del tráfico de armas, son ellos los que han anunciado que más de 70% de las armas recobradas en actos criminales en México provienen de EU.

La cultura de las armas va de la mano con la historia de este país y es una garantía constitucional. Así que si usted juntara a todos los coleccionistas de armas, los fabricantes y los armeros con licencia para vender, resultaría con más de 139 mil. Hay más armeros que escuelas públicas hasta hace tres años eran poco más de 99 mil.

Si México reconociera eso, tendría que aceptar dos cosas. No toda esa gente le vende armas al crimen y al narcotráfico no existe debido a que hay armas en EU.

Otra verdad es que no todas las armas entran a México por la frontera con EU. La frontera sur es muy porosa, y las dos costas mexicanas no tienen ojos para regular el enorme tráfico que entra y sale por ahí y que son disfrazadas de partes automotrices.

Sólo considere los cientos de granadas recobradas en México, 80% salieron de las enviadas por Estados Unidos en los años 80 a las guerras locales en Centroamérica. Esas no entraron por la frontera norte.

La presión de Washington para que México acepte ayuda militar, estratégica y de inteligencia no va a bajar en intensidad. Esa presión va a seguir. Además, la realidad es que agencias como el FBI, la DEA y ATF tienen años trabajando ya, dentro de México, con las autoridades mexicanas.

Hay que decir que en la manera de pedir las cosas está el concederlas. Hay senadores groseros como Tom Cotton, Republicano de Arkansas diciendo que, si México no pone su casa en orden, entonces EU lo hará. Pero, hay congresistas como Vicente González demócrata de Texas, que publicó un editorial esta semana diciendo…

México necesita nuestra ayuda para mejorar la seguridad ciudadana, es hora de tomar juntos medidas concretas y audaces para hacerlo.

Sólo un presidente con una popularidad y aceptación tan grande como Andrés Manuel López Obrador puede aceptar esa ayuda de Estados Unidos y justificarla ante México para aceptarla.

Conclusión: El problema es enorme. Si México permite que los estrategas militares y policiacos aporten su experiencia y su capacidad dentro de México bajo las ordenes de los comandantes militares y policiacos mexicanos, será más fácil entregar resultados. Y ya estamos para eso. Para que un gobierno combata al crimen organizado y al desorganizado también, y le entregue al pueblo mexicano… Resultados.

 
 
 
 

POR ARMANDO GUZMÁN

*PERIODISTA

[email protected]

@ARMANDOREPORTA

abr

¿Te gustó este contenido?