La 4T no es de terciopelo

Varios ya renunciaron a sus cargos antes de cumplir los primeros meses de gobierno

Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México
Alejandro Cacho / Touché / Heraldo de México

N

o sé de dónde salió la idea de que la 4T sería de terciopelo. No ha sido, no es y no será así. La renuncia de Germán Martínez Cázares a la dirección general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es la muestra más reciente y clara, pero no es la primera ni será la última. Ya varios funcionarios renunciaron a sus cargos antes de cumplir los primeros meses del gobierno lopezobradorista. El caso de Martínez es, por mucho, el más visible y estruendoso.

Germán Martínez fue el representante del PAN ante el entonces Instituto Federal Electoral. Desde ahí hizo duras críticas, implacables, contra Andrés Manuel López Obrador. Fue uno de los principales promotores de la idea de que AMLO era un peligro para México. Como abogado encabezó la defensa legal del cuestionado triunfo electoral de Felipe Calderón en 2006. Queda clara su cercanísima relación y amistad con Calderón, quien lo impuso como presidente del Partido Acción Nacional. Luego lo nombró secretario de la Función Pública.

Con el regreso del PRI al poder, Germán Martínez se alejó de la política y se dedicó de lleno a litigar y a la docencia. El año pasado regresó, pero para sorpresa de todos no fue con Acción Nacional, sino con Morena. López Obrador no desaprovechó la oportunidad de asestar un duro golpe a la campaña de su adversario panista, Ricardo Anaya. Sumar a Martínez al Movimiento Regeneración Nacional era una campanada política, pero también mediática. Lo que muchos aún no logran explicarse es cómo el amigo y abogado de Felipe Calderón y ex presidente del PAN, de pronto se convirtió al lopezobradorismo.

Quienes conocen a Germán Martínez coinciden que es un hombre sin dobleces, abogado articulado y culto, regido personal y profesionalmente por una ética y valores inquebrantables. Sin embargo, sus orgullos han dado bandazos. Hace pocos años gritaba a los cuatro vientos ser un orgulloso panista. Más tarde, cuando comenzaba a mostrar afinidad con Morena, alguien lo interpeló en una librería gritando ¡es un honor estar con Obrador!, a lo que respondió: ¡Es más chingón estar con Calderón!. Ya como senador dijo en la tribuna es un honor estar de este lado del debate con López Obrador, al defender con vehemencia la consulta para cancelar el aeropuerto de Texcoco.

***

BON APPÉTIT: El presidente López Obrador viajará por tercera vez en seis meses a San Luis Potosí. Los augurios son buenos, dicen los que saben, porque en las dos visitas anteriores hizo anuncios importantes. Ahí dio a conocer el aumento en los productos de la nueva canasta básica de Segalmex. En la Huasteca, inició el programa de Universidades Bienestar Benito Juárez. Ahora se espera que pernocte en suelo potosino y cumpla una intensa agenda junto al gobernador Juan Manuel Carreras, con quien es clara su buena coordinación y relación institucional.

[email protected]

@CACHOPERIODISTA

¿Te gustó este contenido?