La 4T bloquea cuentas de documentalista

La Unidad de Inteligencia Financiera aseguró recursos de Quintero Íñiguez, ex publicista de Enrique Peña Nieto

Raymundo Sánchez  / Periscopio / Heraldo de México
Raymundo Sánchez / Periscopio / Heraldo de México

Expedita investigación, con consecuencias inmediatas para el indagado, lanzó el gobierno de Andrés Manuel López Obrador contra Alejandro Jesús Quintero Íñiguez, ex publicista de Enrique Peña Nieto y uno de los autores del documental Populismo en América Latina.

A menos de un mes de que se tipificó como grave el delito electoral, la Unidad de Inteligencia Financiera, a cargo de Santiago Nieto, denunció por ese ilícito al empresario ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales, lo cual implica que el acusado deberá enfrentar su proceso tras las rejas, pues con la nueva clasificación no alcanza fianza. Pero para no fallar, también le fincó el delito de lavado de dinero.

No sólo eso: esta columna confirmó que ya bloquearon a Quintero el acceso a sus cuentas bancarias. Es decir, el gobierno federal echó a andar un proceso que, para muchos, podría parecer exagerado, pues se trata de un empresario que financió un documental que, desde el momento en que se empezó a anunciar su transmisión (que coincidió con la campaña electoral), disgustó al actual Presidente de la República.

De hecho, en su momento, la coordinadora de campaña de López Obrador, Tatiana Clouthier, convocó a trolear en redes a los productores del documental. Troleo que ahora se convirtió en denuncia legal y mediática, pues también se acusó a Quintero de haber montado, con ese trabajo, una campaña negra, sin definir qué significa eso.

La investigación se basa en transferencias monetarias que la Unidad, que dirige Nieto, supone configuran delitos. La empresa de Quintero, Grupo TV Promo SA de CV, habría recibido 418, entre diciembre de 2017 y enero de 2018, en triangulaciones cuyo origen, dice, fue el Consejo Mexicano de Negocios.

Además, 47 millones 900 mil pesos de una empresa supuestamente relacionada con el PRI, OHL, contratos sospechosos con el gobierno del Estado de México y presuntos desvíos en la Sedesol y la Sedatu.

Todo un entramado legal armado contra los autores de un documental que, sin embargo, el presidente López Obrador descarta sea un acto de venganza.

La verdad es que ni siquiera es porque se trata de un agravio a nosotros, no es venganza, es ponerlo de ejemplo que ilustra hacia adelante, pero no es el propósito para nada, vengarnos, dijo el jueves el mandatario.

Lo que sigue es probarlo.

***

EN EL VISOR: Siguen los priistas sin entender que no entienden. Pusieron sobre la mesa que el tope de gastos de campaña para sus aspirantes a la dirigencia se fije en 25 millones de pesos. Serían al menos 125 millones de pesos, toda vez que son cinco candidatos: Alejandro Moreno, José Narro, Ivonne Ortega, Lorena Piñón y Ulises Ruiz. Mucho dinero para un partido que ya no está en el poder, y no todos sus aspirantes tienen esa cantidad.

 

[email protected]

@R_SANCHEZP

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónAlberto_Aguilar

Kantar México es ya una sola marca, en “top 3” en investigación de mercados y en espera de nuevo dueño