Julieta Lujambio: ¿Qué pasa con las familias mexicanas?

En México, la composición familiar es muy diferente a la que se tuvo antes

Julieta Lujambio: ¿Qué pasa con las familias mexicanas?

Se acerca la Navidad y fiestas de fin de año y la típica pregunta con los amigos, en la escuela o en la oficina es: ¿Y tú dónde la vas a pasar?. Antes la respuesta era sencilla, por ejemplo: En casa o con mis abuelos paternos. A lo que la pregunta siguiente era: ¿Y el Año Nuevo?. La contestación manifestaba cierta compensación: ¡Ah!, pues la vamos a pasar con los abuelos maternos o con amigos de la familia.

Hace unas décadas, por lo general, todos los miembros de las familias convivían juntos en las re- uniones decembrinas, en una época en que la célula básica de la sociedad estaba bastante bien definida.

Ahora la respuesta a la misma pregunta sobre el plan de las próximas fiestas puede ser un poco más complicada, por ejemplo: No sé, tal vez con la familia de mi papá. Mi mamá irá con su familia, pero mi hermano pequeño la pasará con su papá que es el segundo esposo de mi mamá y mi hermano mayor irá con la familia de su mamá, que es la primera esposa de mi papá. Hoy, en México, la composición familiar es muy diferente a la que se tuvo durante mucho tiempo. De hecho coexisten diversos tipos de familia. Están las familias monoparentales, producto casi siempre de una separación o divorcio, que son las de más rápido crecimiento, especialmente las de la jefatura femenina. Luego le siguen las familias extensas en las que los abuelos, o algún familiar consanguíneo en segunda línea también viven en casa junto con la familia nuclear. Están también las familias reconstruidas, formadas en su mayoría por matrimonios de segunda vuelta, que aportan hijos de otros matrimonios anteriores a la familia y las recientes familias homoparentales que aunque están reconocidas jurídicamente en ciertas entidades, no pueden procrear, o sea tener hijos biológicos entre los miembros de la pareja, tal como el caso de las familias adoptivas.

Por ello es incorrecto en la actualidad hablar de un solo tipo de familia, como un núcleo de papá, mamá e hijos procreados por ellos y que viven bajo un solo techo. Más bien debe hablarse de familias y de arreglos familiares entre personas que están unidas por lazos consanguíneos o no y que se han tenido que ir adaptando a la situación que les ha tocado vivir. También podría englobarse en el concepto familia, si se quiere hablar en singular, a todas estas formas circunstanciales de vivir en familia. Existen algunos factores que han incidido en estos cambios de las estructuras familiares y por supuesto han traído desconcierto y en muchos casos problemas fuertes de convivencia en los hogares. Los matrimonios fallidos se multiplican, la tasa de crecimiento de los divorcios es ahora mayor a la tasa de aumento de los matrimonios. Es decir que en términos relativos hoy por hoy se divorcian más parejas de las que se están comprometiendo en matrimonio.

Sólo familias bien cohesionadas podrán traer sociedades sólidas.

 

COLABORADORA ENCUENTROS

 

 

¿Te gustó este contenido?