Deporte con cambio social

Ante la lamentable situación que vivimos con el pasado temblor, la actitud mostrada nos ha entusiasmado a vivir un México mejor en todos los sentidos


¿Que tendría que pasar para reconocer que los acontecimientos el pasado 19 de septiembre generaron un cambio social, de manera particular en el ámbito deportivo? Es una pregunta válida dado el sentimiento generalizado de gran compromiso y actitud por parte de la sociedad y el propio gobierno ante la lamentable situación que vivimos con el pasado temblor, donde la actitud mostrada nos ha entusiasmado a vivir un México mejor en todos los sentidos.

Si en el Deporte pudiéramos mantener ese trabajo coordinado entre el Gobierno y la sociedad civil, veríamos a una Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte trabajando de la mano con el Comité Olímpico Mexicano y las Federaciones Nacionales, así como los Institutos Estatales del Deporte y la iniciativa privada, tanto de empresas como de organizadores deportivos, en proyectos comunes y con objetivos claros, bien establecidos, ya sea en el alto rendimiento, como en los programas de deporte social y masivo, así como los de activación física.

La CONADE como organismo rector retomaría su esencia de establecer las políticas públicas y se aseguraría a través del Sistema Nacional de Cultura Física y Deporte (SINADE) de que los organismos miembros del mismo sean quienes operen los programas, evitando que ellos mismos sean quienes operen dada la desconfianza por el mal uso de recursos y los temas de corrupción que han afectado al deporte en el pasado.

Por su parte, tanto el Comité Olímpico Mexicano como las Federaciones asumirían su rol en el desarrollo del deporte, tanto en el alto rendimiento, como en las fases de desarrollo, promoviendo sus respectivas disciplinas en todos los niveles para lograr una base mayor y con ello impactar a un porcentaje mayor en la población, con la promoción de la actividad física a través del deporte.

Los organizadores deportivos y la iniciativa privada tendrían por consecuencia mayor confianza para involucrarse en los programas emanados de las políticas públicas y acciones antes mencionadas, logrando sumar esfuerzos para garantizar un desarrollo sostenible y bien enfocado hacia todos los niveles, tanto la alta competencia en los eventos del ciclo olímpico, como aquellos enfocados a que la población se mueva y con ello lograr una disminución en los indicadores de sobrepeso y obesidad, como problemática principal en tema de salud actual en nuestro país.

Para responder la pregunta inicial en ésta colaboración, lo que tendría que pasar es que los liderazgos en las organizaciones mencionadas mantuvieran esa visión de cambio y adoptaran la actitud de trabajo colaborativo, donde los intereses individuales se convirtieran en comunes y con ello habría una dinámica superior que garantizaría desarrollo. ¿Será que se pueda lograr? En lo personal quisiera pensar que es posible, ¿ustedes que piensan?

 

Columna anterior: La prioridad es ayudar 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRealidad política definirá futuro

Realidad política definirá futuro