Jóvenes genios carecen de apoyo

Cuatro jóvenes ganadores de un concurso de robótica en Rumania ni siquiera han sido felicitados por el Conacyt

Alejandro_Sánchez
Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Heraldo de México

Esta historia está dirigida a la presidenta del Conacyt porque es la de cuatro jóvenes que están construyendo un futuro inteligente, que ganaron oro y plata en un concurso de robótica internacional en Rumania y ni siquiera han sido felicitados o les han ofrecido una beca de tres mil 600 pesos, como la que el gobierno de la 4T da cada mes a los jóvenes que no estudian ni trabajan.

Hasta los deportistas que vuelven con medallas de bronce de los Olímpicos alcanzan un estímulo económico.

Doctora María Elena Álvarez-Buylla: el año pasado, después de duras pruebas nacionales, los estudiantes de la ESIME Azcapotzalco clasificaron al concurso internacional y aunque quedaron en tercer lugar no se rindieron. De vuelta en México analizaron meticulosamente a los lituanos que fueron campeones de la competencia pasada en una lucha de minisumo con robots que pelean entre sí.

A la edición reciente, los mexicanos viajaron con una nueva pieza de ingeniería superdesarrollada. Todos los días dedicaron tiempo a perfeccionar su robot: rediseñaron ángulos, puntas, mejoraron la fuerza y el desplazamiento, para lograr derrotar a los lituanos, quienes aunque también mejoraron su invento —ellos sí con apoyo de su gobierno— los mexicanos sacaron a su rival de la plataforma en que se desarrollaba el combate.

Doctora, no hay que ser indiferentes ante estos muchachos, y menos en momentos de crisis violenta en que los únicos que podrán sacarnos del hoyo son talentos como estos estudiantes del IPN, o va a pasar lo que con Christian Peñaloza, el genio nacional robótica que está en las altas esferas de la industria japonesa revolucionando la inteligencia artificial, a pesar de que el Conacyt le negó apoyo para desarrollar un invento que conjuga la neurociencia y robótica.

El secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, por lo menos les envió a los chicos una felicitación a través de un boletín de prensa, pero usted ni eso. Pocas noticias se saben suyas ni de lo que está haciendo el Conacyt para promover el avance de la investigación científica, así como la innovación, el desarrollo y la modernización tecnológica. No le busque tres pies al gato, aquí hay cuatro veinteañeros, con sueños y compromiso calado que pueden hacer cosas bien grandes por el país.

Se llaman Héctor Daniel Razo, Edgar Antonio Galván, Nicolás Cuevas y Jehu Ariel León, ganadores del concurso internacional de minisumo en el Robochallenge, celebrado en Rumania hace unas semanas. El fin de semana conocí a tres y me dijeron que nadie del Conacyt los ha buscado. Hablaron de lo que quieren estudiar. Son chavos de barrios populares del valle de México que requieren apoyo. Ya demostraron que tienen cualidades. Que el Conacyt los apoye. No haga quedar mal al Presidente y haga pensar que el plan nacional Jóvenes Construyendo el Futuro tiene fines meramente electorales.

•••

UPPERCUT: Eso sí, para el presidente de Bolivia que sufrió golpe de Estado, pero que también manipuló las elecciones, hasta avión le mandaron.

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ

[email protected] 

@ALEXSANCHEZMX

eadp

¿Te gustó este contenido?