Morena, al margen de la ley

La estrategia mediática e ilegal de Morena debe tener muy preocupados a los otros partidos políticos, en especial al Partido de la Revolución Democrática


En su estilo al margen de la ley, el Movimiento de Regeneración Nacional ya le lleva una importante delantera mediática a los demás partidos políticos, en la búsqueda de la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México. En el mes de julio, este partido político fundado por Andrés Manuel López Obrador determinó que, a través de una encuesta a la militancia de Morena se definirá a su candidato. Los más mencionados son: Claudia Sheinbaum, jefa delegacional en Tlalpan; Ricardo Monreal, jefe delegacional en Cuauhtémoc; Martí Batres, dirigente de Morena en la CDMX; Mario Delgado, Senador de la República y ex secretario de finanzas capitalino.

Desde hace semanas la incógnita fue ¿a quién apoyará el dueño de Morena? ¿a su incondicional Ricardo Monreal? ¿o a su adelita Claudia Sheinbaum? A estas alturas poco importa quién sea el candidato, el golpe mediático está dado. La mayoría de las páginas periodísticas capitalinas hablan de la encuesta, las redes sociales analizan a los aspirantes, los precandidatos asisten a entrevistas para destacar sus virtudes, todos al margen de la ley.

El artículo 359 del Código de Instituciones y Procedimientos Electorales de la Ciudad de México, publicado el 7 de junio de este año, establece con claridad que el proceso electoral iniciará con la primera sesión del Consejo General, la primera semana del mes de septiembre del año anterior a la elección.

La estrategia mediática e ilegal de Morena debe tener muy preocupados a los otros partidos políticos, en especial al Partido de la Revolución Democrática, quien ha convocado a los medios de comunicación esta mañana de lunes, a la presentación de una denuncia de hechos ante el Instituto Nacional Electoral, en contra de los precandidatos morenistas, por actos anticipados de campaña.

Insisto, el golpe mediático está dado. Los integrantes de Morena que en el pasado fueron militantes del PRD saben que, aunque se produzcan apercibimientos, llamados de atención e inclusive multas por parte de la autoridad electoral, se asumen como un costo para estar en la mente de los electores.

Sólo queda al PRD, designar a un candidato fuerte y claro para que convenza a los votantes que un partido político con estas prácticas y que se maneja fuera de tiempos electorales, como lo hace AMLO al margen de la ley, nada bueno traerá a la Ciudad de México. Estamos hartos de políticos ambiciosos, sobre todo cuando éstos emanan de una opción política que dicen, ser la diferencia. Qué gran mentira.

 

Corazón que sí siente

Armando Ahued, Secretario de Salud capitalino, es el más fuerte candidato del PRD para jefe de gobierno, con gran posibilidad de imponerse a Claudia Sheinbaum de Morena. Si el plan es que el PRD se quede con la CDMX, ¿se obligará el PRD a aliarse con Morena para la presidencia? Ya veremos.

 

Columna anterior: La liga ya no da para más

¿Te gustó este contenido?