Jesucristo, súper estrella de los escenarios

El vía crucis, una tradición espectacular en México y el mundo entero en Semana Santa

Jesucristo, súper estrella de los escenarios

Este 2019, la representación del vía crucis cumple 176 años de llevarse a cabo en la Ciudad de México, como parte de la celebración de la Semana Santa, y en el Cerro de la Estrella de Iztapalapa el espectáculo reunirá una vez más, a más de 2 millones de fieles espectadores.

Pero la escenificación del vía crucis y las procesiones son toda una tradición en muchas ciudades de nuestro México, como la que se realiza en Taxco, Guerrero, y en muchos países entre los que destacan, por supuesto, la que tiene lugar en Roma, Jerusalén, Sevilla, Filipinas, Perú, Ecuador, Colombia, Estados Unidos y en Argentina, en donde se celebra una muy original representación submarina.

La tradición cristiana, el arte y los escenarios guardan una historia milenaria y en el siglo XX tienen su mejor y más espectacular expresión en la pantalla de plata, y basta ver la cartelera del cine o la programación de la televisión para darnos cuenta de que el cine bíblico tiene una gran aceptación sobre todo en Semana Mayor.

En 1903, cuando nacía la cinematografía, se estrena en Francia el film Vida y Pasión de Jesucristo y este género en nuestro país daría lugar a emblemáticas películas como Jesús de Nazaret de 1942, Reina de reinas de 1948 con Jose Baviera, Luis Alcoriza y Rafael Banquells, o la triunfadora de Cannes El Mártir del Calvario con Enrique Rambal y Manolo Fábregas de 1952.

A nivel mundial destacan las espectaculares producciones de Cecil B. DeMille como son Los Diez Mandamientos, Rey de Reyes, Sansón y Dalila, Ben Hur dirigida por William Wyler protagonizada por Charlton Heston, ganadora de 11 Oscares, y los controvertidos filmes El evangelio según San Mateo de Pasolini, Jesús de Nazaret de Zefirelli y La Pasión de Cristo de Mel Gibson.

Pero sin lugar a duda, la película de este género que más motivo reacciones a favor y en contra fue Jesus Christ Superstar de 1973, dirigida por Norman Jewison y protagonizada por Ted Neeley como Cristo, Carl Anderson como Judas e Yvonne Elliman como María Magdalena.

Este icónico filme está basado en el magistral álbum de rock ópera del mismo nombre escrito por Andrew Lloyd Webber y Tim Rice en 1971, es estrenado en los escenarios de Londres y un año después es llevado a Broadway.

El concepto de esta obra musical ya sea en su versión discográfica, de teatro musical o cinematográfica significó una revolución en la forma de narrar la pasión de Jesucristo, pues además de llevar el rock y el hipismo a la mitología bíblica, en sus concepción, diálogos y anécdota resultó muy criticado el uso del slang cotidiano de la época, las alusiones políticas, y la forma de abordar el amor de María Magdalena por Jesús y la tragedia de Judas como víctima de las circunstancias.

En México, esta obra llega a los escenarios del teatro musical en 1975, bajo la producción y adaptación de mi hermana Julissa, quien además representa el papel de María Magdalena al lado de Enrique del Olmo, Jorge Abraham, Luis Torner y Héctor Ortiz. Esta obra musical ha sido repuesta en varias ocasiones con la versión original de Julissa, y para este 2019 se anuncia ya el regreso del aclamado y controvertido musical bajo la producción de Alejandro Gou en la versión original del texto y las canciones traducidas por Julissa.

Hace unas cuantas semanas se dio a conocer que el estreno de este musical se llevara a cabo en julio, con un elenco de grandes estrellas y cuando esté confirmado su lanzamiento les platicaré de las anécdotas, historia y grandes momentos de Jesucristo Superestrella en México.

Por lo pronto, les deseo una Semana Santa de mucha diversión, descanso y una resurrección espectacular, después del vía crucis vacacional…

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónWilbert Torre / Serendipia / Heraldo de México

En seguridad, tarde y atrás