Jaloneos de Morena para el Senado

Una figura destacó ayer en la reunión, el michoacano Cristóbal Arias

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Los jaloneos entre Martí Batres y Ricardo Monreal -o más bien habría decir, el encono del ex presidente de Morena en la Ciudad de México hacia el ex gobernador zacatecano- no paran.

Ni siquiera el apoyo mostrado por Andrés Manuel López Obrador a Monreal para encabezar la bancada de Morena en el Senado, ha sido suficiente para evitar que Batres deje de socavar los trabajos del ex delegado en la Cuauhtémoc. Claro que Ricardo tampoco está manco.

Cosa de ver detalles como los ocurri-dos, ayer, durante el desayuno que sostuvieron los senadores electos con Andrés Manuel. La disposición de los lugares en la mesa principal, por ejemplo, mostraba claramente las distancias y entre uno(s) y otro(s): A la derecha de López Obrador estaba el propio Monreal-cosa natural como líder del grupo parlamentario-; pero a la izquierda de Andrés Manuel si se imaginan quién estaba… ¡Cristóbal Arias!

Pues sí, el ex secretario de Gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas en Michoacán fue quien se sentó a la siniestra de AMLO, ocupando como quien dice la segunda posición de poder en la bancada.

Déjenme decirles que Cristóbal es precisamente el candidato favorito de Monreal para presidir la Mesa Directiva del Senado. Y en término políticos sería una manera de otorgarle una posición de poder al ingeniero Cárdenas.

De no ser Arias el electo en consenso por el grupo, Monreal buscaría que llegara la tabasqueña Mónica Fernández o la maestra Ifigenia Martínez.

A Martí, como podrán suponer, ni siquiera lo mencionó Ricardo entre los prospectos para la Presidencia de la Cámara alta. Misma moneda que le plantó Batres cuando habló Monreal: No le aplaudió. Siguió tomando su café.

¿Pero dónde quedó ubicado Batres? Bueno, él quedó mucho más allá, a tres lugares del próximo Presidente de México. Doña Olga Sánchez Cordero ocupaba el segundo espacio. Como quien dice, a Batres lo dejaron a una distancia política lejana y no le dieron oportunidad de conversar con López Obrador.

¿Eso significa que Martí ya perdió la batalla? No, para nada.

El viernes 24 de agosto será cuando los senadores electos elijan, por consenso en una reunión plenaria, quién presidirá la Mesa Directiva. De no llegar a un acuerdo, habrá votación. Voto secreto, directo y personal. La mayoría decidirá.

Según Batres, lo natural sería que él ganara: Yo sentí mucho apoyo de los compañeros, lo natural se me haría recibir el apoyo de la mayoría, al menos así se reflejó hoy… Esto es subjetivo, pero obtuve varios pronunciamientos, públicos y en corto, de apoyo, contó.

Pero Arias -aunque con más humildadque su correligionario- también dio un paso al frente: Si hay un consenso, una mayoría que considera que tengo ese perfil por mi trayectoria, yo tengo toda la disposición; si no, voy a acatar, no se me va la vida en esto, dijo.

GEMAS: Obsequio de AMLO: Sí estoy consciente de que es un des-gaste empezar a tomar algunas decisiones, pero ya lo valoré y creo que es lo mejor. Hay que adelantarnos, ganarle tiempo al tiempo.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso

Grupo Hosto, en entredicho