Israel López: Sánchez, con un pie fuera

Los reclamos de los derechistas dicen que Sánchez encabeza "la traición de un gobierno ilegítimo y mentiroso"

Israel López / Orbitando / El Heraldo de México
Israel López / Orbitando / El Heraldo de México

La ola ultraderechista sigue haciendo de las suyas y hoy tiene en la lona a otro mandatario, se trata del español Pedro Sánchez, quien decidió abrir un diálogo con los separatistas catalanes, pero con un relator independiente (a modo), para buscar apoyo en el Congreso, lo que provocó una fuerte irritación entre la oposición que ya exige su renuncia.

Los partidos Popular y Ciudadanos (ambos de derecha), así como Vox, que es la revelación en España (ultraderecha), encabezaron el pasado fin de semana una marcha multitudinaria contra el gobierno de Sánchez (del Partido Socialista Obrero Español) para reclamar al jefe de gobierno el coqueteo con los separatistas.

Un coqueteo que no es gratuito, pero sí infructuoso. El partido de Sánchez sólo cuenta en el Congreso con 84 escaños de 350 posibles y eso provocó un revés –el pasado miércoles– a su plan de presupuesto 2019, al conseguir 158 votos a favor y 191 en contra (incluidos los independentistas).

Sánchez necesitaba el apoyo independentista catalán para poder subsistir y terminar su mandato en 2020. Hoy la única opción en puerta son nuevas elecciones (que ya fueron programadas para el próximo 28 de abril).

Los independentistas argumentaron que no apoyaron al gobierno de Sánchez porque no avanza en las mesas de diálogo que resuelvan lo que denominan conflicto político en Cataluña.

Y si le faltara algo a la situación de Sánchez, el martes 12 de febrero, separatistas catalanes se sentaron en el banquillo de los acusados del Tribunal Supremo de Madrid. Nueve de ellos, acusados del grave delito de rebelión en 2017. Es decir, los que se supone iban apoyar al jefe de gobierno español en el Congreso están siendo juzgados.

Por su parte, los reclamos de los derechistas dicen que Sánchez encabeza la traición de un gobierno ilegítimo y un gobierno mentiroso, sostenido por los enemigos de España (separatistas catalanes).

Pedro Sánchez –quien asumió en junio de 2018, tras una moción de censura por corrupción a Mariano Rajoy– no ha cumplido ni un año en el poder y está apunto de perderlo, sobre todo, si este amante del básquetbol no logra anotar varias canastas políticas y, como están las cosas, deben de ser de tres puntos.

Además, enfrente tiene un bloque muy peligroso y que crece como la espuma. El PP, Ciudadanos y Vox, de acuerdo con algunos sondeos, podrían formar mayoría a nivel nacional, como ya ocurrió recientemente en Andalucía.

Es la segunda vez que unos Presupuestos del Estado son rechazados parlamentariamente en la democracia española, ya que en 1995 el Congreso se opuso a las cuentas públicas del gobierno socialista de Felipe González, provocando elecciones anticipadas.

Lo cierto es que España no ha logrado consolidar una estabilidad política. En el suelo ibérico muchos voltean a ver a Vox como la última opción que los pueda sacar de una crisis que data de los tiempos de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011).

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónAlberto Aguilar / Nombres, Nombres, Nombres / Heraldo de México

Sin CPTM, caen reservaciones de avión y hoteles, baja EBITDA, en riesgo empleo y SECTUR sin reacción