Irma Eréndira en su laberinto

Con una apología al gobierno de AMLO, la secretaria de la Función Pública justificó las investigaciones contra Lomelí

Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

Qué trabajo le costó a Irma Eréndira Sandoval dar cuenta ayer –al término de la mañanera en Palacio Nacional y ya sin la presencia del Presidente de la República- del caso del ex súper delegado en Jalisco, Carlos Lomelí.

Su mensaje ante los medios de comunicación osciló entre la arenga al gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador, y el digo, pero no digo –envuelto en tecnicismos- sobre las investigaciones que se están llevando a cabo sobre el tema.

La secretaria de la Función Pública blandía la espada ante los privilegios y los conflictos de interés, al tiempo que ocultaba el origen de las denuncias (Mexicanos contra la Corrupción) que prácticamente obligaron a su dependencia a actuar contra Lomelí. Pero antes de todo, la doctora Sandoval nos recetó su apología:

-Con el gobierno del licenciado Andrés Manuel López Obrador hay un antes y un después en la aplicación de la justicia y la construcción de la nueva ética pública.

-El gobierno del presidente López Obrador no avanza a costa de quinazos, ajustes de cuentas, persecuciones y encarcelamientos de líderes políticos y sindicales incómodos, sino sobre la base del respeto a la Constitución, el apego al Estado de Derecho y la construcción de mejores leyes y normativas que nos permitan avanzar en la ética pública de nuevo signo que exige esta transformación.

Frases como éstas fueron las que precedieron el anuncio de que, en un inédito ejercicio de transparencia y rendición de cuentas, la Función Pública había abierto de oficio siete expedientes: cuatro centrados en empresas relacionadas con Lomelí y tres sobre presuntas conductas contrarias a la legalidad.

Luego –a la hora de preguntas y respuestas- Irma Eréndira señalaría que desde el 8 de julio le avisaron al coordinador de los súper delegados, Gabriel García Hernández, de las investigaciones al ex delegado jalisciense para que analizara la conveniencia de su permanencia en el cargo. El tema se abrió: ¿se investigará a Alfonso Romo?

-¡No!, no hay queja al respecto-, respondió.

-¿Y de oficio?

-No veo conflicto de interés en su caso-, atajó la funcionaria y acabó la conferencia.

Complicado, sin duda, querer aparecer como brazo justiciero que rechaza toda impureza en el nuevo gobierno, y volver el rostro hacia otro lado cuando el dedo del Magnífico así lo indica.

***

GEMAS: Obsequio de Beatriz Gutiérrez Müller a la Arquidiócesis de México sobre la temporalidad del texto de Alfonso Reyes, utilizado como Cartilla Moral por el gobierno actual: Tienen ustedes razón: un textito de un regiomontano católico (por cierto, muy católico) no cambiará la podredumbre espiritual. Sin embargo, en la lógica de su editorial en Desde la fe, entonces tampoco el Evangelio de Lucas debería reeditarse ni leerse porque tiene una antigüedad levemente mayor que el libro de Reyes.

POR MARTHA ANAYA 

[email protected] 

@MARTHAANAYA

¿Te gustó este contenido?