Intangibles de la infraestructura

El desarrollo económico mundial ha supuesto ajustes institucionales y legales encaminados al fomento de la inversión pública y privada, y con ello generar un eficaz y eficiente sistema productivo

Julio C. Valdivieso Rosado / Ex presidente del Colegio de Ingenieros Ambientales / Tiempos de Infraestructura
Julio C. Valdivieso Rosado / Ex presidente del Colegio de Ingenieros Ambientales / Tiempos de Infraestructura

En México, al igual que en otros países del mundo, entre las metas más importantes a lograr por parte del gobierno y el sector empresarial se encuentra la competitividad en concordancia con un crecimiento económico continuo y sostenido.

Por ello, en afán de obtenerlo, se han emprendido un sinnúmero de estrategias y acciones en materia de política económica, financiera, fiscal, comercial, energética, de telecomunicaciones, educativa y social, entre otras. El desarrollo económico mundial a través de los años, ha supuesto ajustes institucionales y legales encaminados al fomento de la inversión e innovación pública y privada y con ello generar un eficaz y eficiente sistema productivo, cuyo factor clave es el desarrollo de más y mejor infraestructura.

Ante grandes necesidades y recursos escasos, el gobierno federal debe promover con mayor fuerza la inversión privada. Hoy como nunca, México ha llamado la atención de fondos internacionales de capital privado con recursos disponibles para inyectarse en proyectos de alto valor, sin omitir considerar el capital que se ha levantado a través de vehículos como los Certificados de Capital del Desarrollo (CKD), los cuales se han estado destinando a la generación de infraestructura del país, principalmente en los sectores de energía y telecomunicaciones. Asimismo, otro instrumento financiero relevante durante los últimos años ha sido la Fibra E que permite a los inversionistas público y privados monetizar activos que tengan flujos de efectivo estables.

Las Fibras E están especializadas en la inversión en activos de energía, electricidad e infraestructura. Adicionalmente, con el objeto de incentivar la inversión en obra pública en México y lograr una industria de la construcción más competitiva a través de una mayor certeza jurídica y económica, se ha procurado un mejor marco jurídico diseñado para agilizar la participación privada en el desarrollo de la infraestructura.

Así pues, parece que las condiciones están puestas y las políticas y planes apuntan al cumplimiento de las metas programadas. Sin embargo, la realidad es otra.

No hemos logrado un avance sostenido en el desarrollo de la infraestructura. A efecto de lograr que las políticas públicas en materia de infraestructura sean estructurales y no coyunturales es importante considerar elementos intangibles que no forman parte de programas y políticas y que son insumos esenciales para alcanzar el desarrollo de la infraestructura que un país como el nuestro requiere.

Un primer insumo a considerar es la necesidad de un cambio en las estructuras de las diferentes instituciones encargadas del desarrollo de la infraestructura. Se ha discutido en diferentes esferas la creación de una agencia o consejo que dé rumbo y cohesión al desarrollo de la infraestructura de manera integral y planeada, hoy se requieren de estructuras gubernamentales que respondan no sólo de manera eficiente sino eficaz a todo aquel agente que participe en el desarrollo de la infraestructura, desde un gran inversionista hasta el usuario final de la misma.

No podemos seguir trabajando con estructuras que datan de 30 años o más de antigüedad y que no están preparadas ante el cambio constante y dinámico que la infraestructura requiere.

Otro insumo nodal es la inversión que debe realizarse en la formación y desarrollo de capital humano.

El capital humano constituye un conjunto intangible de habilidades y capacidades que contribuyen a elevar y conservar la productividad e innovación.

Contamos con importantes áreas de oportunidad para el desarrollo de proyectos de infraestructura y con carteras de inversionistas listas para desembolsar, para lo cual se requiere de una gran formación y capacidad de los administradores del desarrollo de la infraestructura. Alinear planes de desarrollo con planes educación y formación profesional es una materia pendiente.

Un insumo adicional es la planeación, coordinación e interacción entre el gobierno federal y los gobiernos estatales y municipales, así como al interior de cada uno de éstos, es indispensable evitar a toda costa que se lleven a cabo proyectos que no den valor agregado y no sean productivos. Aunado a lo anterior, la participación de la iniciativa privada y la academia en el desarrollo de la infraestructura es fundamental: involucrar a estos sectores desde la planificación de las políticas en la materia para tener un consenso y mayor coordinación en el desarrollo de la infraestructura.

Finalmente, un insumo adicional es la aplicación de las leyes y el Estado de derecho. La corrupción y la impunidad son un problema que crece día a día. Existen esfuerzos a fin de abatir esta problemática, pero lo que es cierto es que se debe crear una instancia autónoma con facultades suficientes para combatir estos males endémicos.

En materia de infraestructura esta situación se refleja en una deficiente asignación de los recursos, altos costos de operación de las empresas y costos adicionales para el gobierno, así como el fomento de una cultura del soborno o la comisión, entre otras innumerables situaciones que frenan el desarrollo no sólo de la infraestructura, sino del país.

Ahora bien, estos insumos, Cambio en las Estructuras, Desarrollo de Capital Humano, Fortalecimiento de la Coordinación-Planeación intergubernamental y sectores productivos, así como lucha contra la corrupción, no se podrán consolidar de forma aislada. Con el entendimiento y la aplicación de las mejores prácticas de los temas señalados, más la construcción de planes de infraestructura estructurales y transexenales, así como de inversiones públicas y privadas acertadas y un marco regulatorio sólido, se impulsará un desarrollo más integral de la infraestructura en México.

Gráfico: Miguel Ulloa

Por Adolfo X. Zagal Olivares 

Socio GEA Infraestructura

[email protected]

edp

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo