Inspiración

Grandes hombres han sido y son grandes corredores. Debe de haber una relación entre correr y amar, entre correr y vivir


Hay personas que corren porque son grandes, otras que son grandes porque corren, pero en todos los grandes corredores hay historias sobre los motivos que los inspiraron a tomar el camino y comenzar a correr. Nelson Mandela, Emil Zatopec, Scott Jurek, Haruki Murakami y Arnulfo Quimare, por nombrar algunos, son considerados grandes hombres por distintas razones y diferentes actividades que los han hecho trascender, pero a todos los une la misma pasión: correr por la vida.

Mandela, por ejemplo, pasó 27 años de su vida en la cárcel en su lucha contra el Apartheid en Sudáfrica. Dicen que durante su encierro su rutina diaria incluía correr; pero su celda era tan pequeña que corría sin moverse del mismo sitio, y así, corriendo, resistió hasta que fue liberado para después liberar él a los sudafricanos de un régimen racista y autoritario.

Zatopec, medallista olímplico checo (Londres 1948, Helsinki 1952), no era un corredor refinado, pero su destreza, entusiasmo, amabilidad y amor lo hicieron héroe en su país. Christopher Mcdougall cuenta en su libro Nacidos para Correr que cuando el ejército rojo invadió Praga en 1968, a Zatopek le dieron a elegir: unirse a los soviéticos como embajador deportivo o pasar el resto de su vida limpiado baños en la minas de uranio. Zatopek eligió los baños.- Si quieres correr, corre una milla; si quieres cambiar tu vida, corre un maratón, es una frase suya que ha inspirado a miles.

El estadounidense, Scott Jurek, dos veces ganador del ultra de Badwater y el indígena rámuri Arnulfo Quimare, se conocieron en las Barrancas del Cobre. La madre de Jurek tenía esclerosis múltiple cuando él era adolescente; él se hizo fuerte para apoyarla. Arnulfo saca fuerzas de sus tradiciones. Él corre por su gente. Jurek y Quimare corrieron juntos el legendario utramaratón de Caballo Blanco en 2006 y en una fotografía durante la carrera, se les ve corriendo en una imagen que lo dice todo: El arte de correr en su máxima expresión. Más que técnica perfecta y elegante, resaltan sus sonrisas.

Haruki Murakami no sólo es de los escritores más leídos del mundo, candidato eterno al Premio Nobel; también es un gran corredor que inspira a muchos. El novelista japonés empezó a correr a los 33 años, cuando fumaba 60 cigarrillos al día. A sus 68 años, lo mismo corre un ultramaratón que termina una nueva novela.

Así como estos grandes personajes tuvieron una inspiración para correr, nosotros,  los corredores comunes, tenemos motivos que nos hacen grandes: El atletismo es más que un deporte, es un estilo de vida. Patricia Orihuela, economista 20 años corriendo. Correr en el bosque es mi vida. Rocío Gallegos, comerciante, 5 años corriendo. Es el viaje que me conduce a una vida mejor . Mónica Orozco, his- toriadora, 5 años corriendo. Nos levantamos con la actitud de lograr el objetivo de ese día. Nos animamos . Lo que todos tenemos en común es la actitud positiva. Alejandra Becerril, empresaria, 20 años corriendo.

 

Columna anterior: Obsesión

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota