Inexplicable silencio de IFT

El Senado dirigió una carta al Instituto donde habla de las restricciones que ha enfrentado esta megafusión

Luis Soto / Agenda Confidencial / Heraldo de México

La polémica fusión DisneyFox sigue creciendo, a tal grado que el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien no es aficionado al futbol, sino al beisbol, le entró al tema. Llama la atención del respetable que entre más se habla del asunto, más se deteriora la imagen del Instituto Federal de Telecomunicaciones, pero existe un porqué: conforme se conocen los detalles, se ponen en tela de juicio los criterios adoptados por el organismo para analizarla.

Hay quienes afirman que las advertencias al IFT sobre el impacto que tendría autorizar sin controles específicos la fusión, empezaron la semana pasada a iniciativa de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, pero no fue así. Mucho antes, la Cámara de Senadores dirigió una carta al Instituto en donde hace un recuento de las restricciones que ha enfrentado esta megafusión en EU, Europa y Brasil, precisamente para evitar una concentración de contenidos que distorsione el mercado. Los senadores señalaron puntualmente el caso de Argentina, donde las autoridades no tomaron las precauciones necesarias y los contenidos deportivos, en especial el futbol, fueron migrados de la televisión abierta a un canal especial Fox Sports Premium, por el que los suscriptores de TV de paga tuvieron que desembolsar mayores cantidades de dinero.

Por si esto fuera poco, el IFT también recibió advertencias de la Profeco quien, desde el punto de vista del consumidor, y dadas las intenciones de Fox de lanzar para México en 2019 el mismo canal Fox Sports Premium, de inmediato abrió una investigación en la que detectó posibles afectaciones a la competencia y consumidores derivadas de esta fusión, y giró copia de todo su expediente al IFT, donde seguramente lo tiraron a la basura, acotan los suspicaces.

A esto se suma un conflicto de interés ventilado, ya que Georgina Kary Santiago Gatica, jefa de la Unidad de Competencia Económica y encargada de integrar el expediente del caso en el IFT, ha trabajado con los representantes de Disney-Fox gran parte de su vida profesional, e incluso se ha visto beneficiada de esa relación con contratos públicos desde el ejercicio de su profesión como independiente. Llegó a su puesto actual con la ayuda de uno de ellos, Ernesto Estrada, que fue ex comisionado del IFT. El otro involucrado es Eduardo Pérez Motta, ex presidente de la Comisión Federal de Competencia Económica.

Para los observadores no sólo resulta inexplicable el silencio del IFT ante las advertencias de senadores y diputados de las consecuencias de la fusión, sino una falta de total transparencia y rendición de cuentas. Increíble que permitieran que el asunto más importante y de mayor cuantía que han analizado -más de 70 mil millones de dólares-, se contaminara con una polémica que se pudo evitar. Los mismos observadores preguntan: ¿Cuántos asuntos como ese existen en el IFT, y quién se encargará de poner reglas claras en el actuar de sus integrantes?

Ahora ya saben por qué en el gobierno de la 4T afirman que algunos órganos autónomos no sirven para nada.

 

[email protected]

@luissotoagenda

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas