Impunidad y corrupción en Roma; corrupción e impunidad en México

Así en la Roma del César, tal parece una radiografía del México moderno, pero esta corrupción en Roma ¿por qué se toleró? ¿Por qué existió? ¿Cuándo desapareció?

José Óscar Valdés Ramírez / Heraldo de México
José Óscar Valdés Ramírez / Heraldo de México

La corrupción de la vida política y la administración pública en la Roma antigua tenía dimensiones enormemente superiores a las actuales, esto lo afirmó Perelli, en la Italia de la era Berlusconi, no precisamente impoluta. La centuria prerrogativa era la que, elegida a suertes, votaba antes que las otras, con lo cual influía en las demás; Julio César protagonizó un ejemplo clarísimo: dictó la ley anticorrupción más severa de la República, pero poco antes había mandado romper las puertas del Tesoro y se adueñó de las reservas del Estado.

El cobro de comisiones, los botines, pertenecían, en teoría, al Estado, pero en la práctica llegaban bastante mermados a las arcas públicas. Acumulación fraudulenta: de La annona, el reparto gratuito de trigo que hacía el Estado, algunos patricios reclamaban su parte y lo acumulaban para especular. Extorsión, nadie la ilustra mejor que Craso, el compañero de Julio César y Pompeyo en el Primer Triunvirato. Craso amasó una fortuna, en parte gracias al único servicio privado de bomberos de Roma.

Así en la Roma del César, tal parece una radiografía del México moderno, pero esta corrupción en Roma ¿por qué se toleró? ¿Por qué existió? ¿Cuándo desapareció? Desapareció cuando se abrió la democracia. En México el sistema político duro 70 años, se toleró todo, sólo se castigaba como en Roma a los que no avisaban o no compartían parte de su hurto, y así nos acostumbramos, a que los ricos se hagan más ricos, y los pobres más pobres sin oportunidades, los cambios son duros, no son fáciles.

En Roma se llegó a una guerra civil, en México esperamos que un cambio se dé en las formas y en fondo; la percepción de muchos es que nada ha cambiado, sólo el control que tienen otros mandos, las direcciones importantes. La extinta PGR, hoy FGR, sigue en manos del PAN y del PRI; dicen los musulmanes si haces lo mismo con lo mismo el resultado es el mismo. Esperamos ese golpe de timón que nos acerque más a una República con contrapesos que a la decisión de un solo hombre. México en 70 años fue decisión de uno solo y ya vimos los resultados, presidentes con fortunas impresionantes, con prestanombres en todo el mundo, todos libres y sin castigo, manejando cuotas de poder locales y algunas federales. La corrupción se genera por la impunidad. Lo que llevó a la debacle a la Roma antigua fue la impunidad, a la clase gobernante a la élite de la política no se le tocaba, en México es lo mismo, la familia revolucionaria sigue ahí, intacta. Esperemos que se aprenda de la historia, no aplicar la ley los llevó a una guerra civil, la destrucción de Roma fue su corrupción generada por la impunidad, votamos porque se extinguiera el 1 de julio. Es trabajo de la sociedad civil exigir esos cambios.

Hoy los partidos, los empresarios, el clero, no son contrapesos, es tiempo de los ciudadanos unirnos, esa es la solución; si nosotros no nos unimos la autoridad no lo va hacer. México pide a gritos una solución, está en manos de los ciudadanos. ¡Unidad, unidad!… No hay fórmula mágica.

Por JOSÉ ÓSCAR VALDÉS RAMÍREZ

¿Te gustó este contenido?